Una nueva propuesta de reforma de pensiones diseñada por empleados públicos llegó al parlamento.

Ricardo Larín

Sin administradoras de fondos de pensiones privadas. Eso es lo que proponen representantes de la Asociación General de Empleados Públicos y Municipales (AGEPYM) como reforma al sistema de pensiones.

La propuesta se sumará a las cinco presentadas en la Comisión de Hacienda (gobierno, ICP, GANA, propuesta sindical y modificaciones del PDC). Fue precisamente el diputado Rodolfo Parker, del PDC, el que dio iniciativa a la propuesta.


“Creo que merece espacio en la comisión todo tipo de propuesta que venga a abonar a la reforma. Contamos con una propuesta más, desde la perspectiva de AGEPYM, lo que buscamos es aterrizar en una propuesta”, mencionó Parker.


Según el presidente de AGEPYM, Mario Montes, la propuesta contemplaría crear una autónoma que maneje el fondo de pensiones, y se opusieron totalmente a que las Administradoras de Fondos de Pensiones manejen los ahorros de los cotizantes.

“Proponemos un sistema de pensiones que tenga visión previsional, es decir, que asegure pensiones dignas y vitalicias. Queremos que se cree un instituto autónomo, en donde más del 80% de la población económicamente activa (PEA) cotice a la previsión social”, mencionó Montes.

Esa propuesta conllevaría a que el instituto autónomo lo conformen en un 50% la clase trabajadora, un 25% la empresa privada y el 25% restante el gobierno.

“Para conducir transparentemente el ahorro de los trabajadores. Porque eso es lo que se está discutiendo, nuestro ahorro, y de momento hemos estado ausentes de esa discusión”, dijo.

El beneficio que contiene la propuesta, destacó el líder sindical, es que el “dinero de las utilidades que gozan hoy las AFP lo gocen los trabajadores”.

Según Montes, la propuesta la presentaron en marzo del año pasado y cuenta con el apoyo de la Coordinadora Sindical Salvadoreña y tiene más de cinco mil firmas.

Aspectos técnicos

Según Carlos Martínez, secretario de finanzas de la Coordinadora Sindical Salvadoreña, los aspectos técnicos de la propuesta plantean que la pensión máxima debe ser no mayor a cinco salarios mínimos, es decir $1,500.

Martínez dijo que la propuesta es sostenible financieramente, pero hay que crear una nueva ley para darle vida a la autónoma y que esta se nutra del impuesto al patrimonio, ya en estudio de la Comisión de Hacienda de la Asamblea.