La jefa de fracción del FMLN señaló que el actual gobierno se caracteriza por las políticas de odio e intolerancia.

Gabriel Recinos

La jefa de fracción del FMLN, Nidia Díaz, expuso que el 9 de febrero no es una fecha para celebrar, sino una fecha para reflexionar sobre un suceso en la historia política reciente de nuestro país. “El 9 de febrero no es una fecha para conmemorar, es una fecha para que la sociedad entera exprese su rechazo y repudio a las pretensiones del régimen de turno de volver a una dictadura”, dijo.

En su intervención en el pleno, Díaz manifestó que hace un año, con lo sucedido en el Salón Azul de la Asamblea, El Salvador fue víctima de una violenta intervención militar realizada por fuerzas de seguridad pública y el Ejército. La diputada señaló que las acciones se dieron por órdenes del presidente de la República, Nayib Bukele.

Asimismo, recriminó que el mandatario usurpó las funciones del presidente de la Asamblea Legislativa, Mario Ponce, para presidir una plenaria “ilegal e inconstitucional”.

“La nefasta incursión y toma militar de la Asamblea constituyó un verdadero golpe de Estado al parlamento”, añadió; y agregó que fue un golpe fallido ante la inmediata y unánime condena nacional e internacional por haber violentado las leyes, la Constitución, el Estado de Derecho y la democracia.

La diputada señaló que su partido acudió a la sesión convocada este día a decir “con determinación de lucha dictadura nunca más, nunca más un 9 de febrero”. Y finalizó haciendo un llamado a defender la democracia. “Los diputados del FMLN reiteramos nuestro compromiso y voluntad de seguir luchando donde sea y en las condiciones que sean por la democracia”, dijo.