La diputada del FMLN señaló que solo el tiempo dirá si el compromiso de austeridad y transparencia pregonado por Quijano realmente se aplica.

Gabriel Recinos

El presidente de la Asamblea Legislativa, Norman Quijano, durante su discurso en la sesión solemne de inauguración de la legislatura 2018-2021, manifestó que su gestión estará basada en tres premisas de trabajo: consenso, austeridad y transparencia. Lo anterior, dijo, con el objetivo de mejorar la imagen de la institución y recuperar la credibilidad de la ciudadanía.

Al respecto, la diputada Nidia Díaz, jefe de fracción del FMLN, señaló que “será el tiempo el que determinará si el compromiso de buscar consensos y a la transparencia realmente se aplica”.


Quijano hace llamados de austeridad y transparencia a diputados


Para la parlamentaria, el titular del legislativo debe comprometerse a que la Asamblea funcionará de acuerdo a lo que establece el Reglamento Interior y a principios. “Esperamos que el razonamiento haga que los criterios de austeridad y máximo ahorro sean relacionados con la responsabilidad que tiene la Asamblea de ser el primer órgano del Estado y garantizar la gobernabilidad del país”, dijo.

Añadió que espera exista colaboración entre los poderes del Estado, tal como exige la Constitución, y que no se asuma una “actitud de bloqueo como institución, ya que ARENA ha mantenido una actitud de bloqueo permanente hacia los programas y préstamos que el Ejecutivo ha mandado”.
“Démosle el beneficio de la duda al presidente, a ver si cumple todo”, señaló.

Plazas fantasma

Sobre los señalamientos de Norman Quijano de la existencia de plazas fantasma en el órgano Legislativo, la jefe de fracción del FMLN manifestó que aún es prematuro catalogar qué fue lo que sucedió, y pidió esperar para que se brinde un informe final al respecto.

Dijo que espera que la junta directiva tome la información que le enviarán las gerencias y que en base a eso valore sobre qué pasó en las gestiones anteriores.

De acuerdo a documentación presentada por Quijano durante sus primeros días al frente de la institución, en los últimos tres meses de la pasada legislatura se realizaron alrededor de 186 contrataciones. Al respecto, previo a la sesión solemne, dijo que la “situación crítica” de las finanzas de la Asamblea, debido a la cantidad de remuneraciones, obligará a tomar medidas drásticas, sobre todo ahora que tiene facultades sobre las contrataciones.

Por su parte, la diputada Díaz recalcó que el FMLN no compartió, ni en la gestión de Guillermo Gallegos ni ahora con Norman Quijano, que se le dé al presidente del legislativo la potestad para contrataciones, despidos y traslados del personal de Asamblea, ya que “el reglamento dice que debe ser la Junta”.

“Se pueden dar situaciones de discriminación no correctas (…) estaremos atentos a que no se cometan abusos de criterios”, dijo la jefe de fracción efemelenista.