Funcionario manifestó que es necesario mejorar la calificación de riesgo país, para lo que se debe eliminar “la parálisis política legislativa”.

Gabriel Recinos

El ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, asistió a la sesión de trabajo de la Comisión de Hacienda de la Asamblea Legislativa para explicar el plan del financiamiento del país presentado semanas atrás, que incluye el refinanciamiento de deuda por $3,257 millones.

Piden reestructurar deuda país

Como parte de ese plan, además, se presentó la solicitud de suscripción de un préstamo por $350 millones con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), para financiar el presupuesto de la nación. La Asamblea autorizó al Estado la negociación del empréstito. Al respecto, el ministro señaló que este será aprobado el miércoles por el directorio del BID y que será traído al pleno el 19 de este mes para su ratificación.

Sobre los $800 millones de LETES, el ministro explicó que lo que se busca es convertir deuda de corto a largo plazo “buscando espacio en la caja fiscal que nos logre ejecutar de buena forma la relación entre presupuesto general y el flujo de caja”.

Mientras que en el caso del refinanciamiento de deuda pública de 2019 a 2024 ($2,457 millones), expuso que el objetivo es hacer una reestructuración de la deuda con mejores condiciones financieras.

Autorizan al gobierno suscribir préstamo con el BID

Fuentes externó que la modalidad adoptada para hacer el presupuesto debe continuar, pues busca mejorar la calificación de riesgo país, mejores condiciones financieras y generar espacio fiscal para que “los intereses no se coman los incrementos de ingresos fiscales de los próximos años”.

“Queremos corregir el peso de gasto corriente, pago de intereses, que genera estrés fiscal. Si no lo corregimos a tiempo será un dolor de cabeza para las dos próximas administraciones públicas”, explicó el ministro.

Agregó que al aprobar esta estrategia se rompen los dos aspectos que mencionan las calificadoras de riesgo: el manejo seguro del financiamiento de los próximos años y que se elimine la parálisis política legislativa. Lo que considera generaría mejores condiciones crediticias al país, acceso al crédito local, condiciones financieras favorables y disminución de los niveles de riesgo. “Si hacemos bien las cosas, fácilmente podríamos ser B+”, recalcó.

Al finalizar su exposición, Fuentes externó que esta decisión debe tomarse al menos “tres meses antes del mes de octubre”.

Al respecto, el presidente de la Asamblea, diputado Norman Quijano, aseguró que se daría estudio a la iniciativa del gobierno de reconvertir deuda de corto a largo plazo, ya que hay vencimientos que deben honrarse en julio y diciembre de este año.