Ayer, el presidente del ente colegiado, Julio Olivo, expuso que debido a “asimetrías” al interior del Tribunal Supremo Electoral (TSE) se ha visto constantemente en la obligación de hacer voto razonado o abstenerse. Al respecto, el magistrado Miguel Ángel Cardoza considera que esa fue una queja innecesaria y que en el Tribunal lo que hay es diversidad de criterios.

Además, nos brinda un panorama del proceso de las licitaciones para proporcionar tecnología en JRV y la transmisión de resultados en las elecciones del próximo año. Además de su visión ante la resolución de la Sala para otorgar más tiempo a los candidatos no partidarios para presentar sus libros de firmas.

Gabriel Recinos

 

Curul 85: ¿Cree que es un hecho la contratación de Smartmatic para la transmisión de resultados en las elecciones 2018, como señala el presidente del TSE?

Miguel Cardoza: En el caso de la transmisión de resultados, estamos hablando del mismo mecanismo que hemos tenido en 2012, 2015: toma de las actas y procesarlas para poder transmitir los resultados. Ya hay un conocimiento bastante amplio del equipo técnico del Tribunal sobre este tipo de propuestas y han sugerido que esta propuesta cumple los requisitos. El siguiente paso es la negociación de bolsa. Estaríamos pendientes que el corredor de bolsa sugiera la contratación o no. En otras ocasiones la transmisión de resultados le ha costado hasta $8 millones al TSE. Esta vez contamos solo con $3 millones.

Creemos que por razones de avance de la tecnología y que Smartmatic ya posee experiencia, existe una gran probabilidad que podamos negociar el precio y contar con una empresa. Pero aún falta un paso más. Aún aprobado el precio hay un proceso de documentación para hacer el contrato respectivo. La próxima semana deberíamos tener el informe del corredor de bolsa y el acuerdo del TSE para contratar a la empresa e iniciar el proceso. En el caso contratemos a Smartmatic, tendría que planificar sus actividades y estar en el país en enero.

Es importante resaltar la necesidad del TSE de contar con una empresa que apoye la transmisión de resultados, hacer lo contrario significaría para el Tribunal volver al escenario de 2015: contratar varias empresitas pequeñas para que hagan los diferentes procesos. Aquí la coordinación la asume una empresa que es responsable de trabajar con todos los proveedores.

 

C85: Olivo ha manifestado que para transmitir resultados la opción A debería ser el uso de los escáneres coreanos y su software, frente a la contratación de una empresa a la cual se le va pagar $3 millones, “pero que para algunos magistrados es el plan B”. Esta semana usted mencionó que el plan es correr con dos sistemas…

MC: Acá hay dos momentos en el apoyo de A-Web. Hay escáneres coreanos, que van a ser utilizados, son de alta tecnología, que son una donación. Donde vamos a correr simultáneamente es en el uso del software de totalización. Smartmatic tiene un mecanismo, que es la digitación anónima, y vamos a correr simultáneamente el software coreano. Este software no lo hemos visto todavía, nos lo había ofrecido a finales de noviembre. Entiendo que viene con propuesta de lector óptico, es decir que lee la imagen de los escáneres y la traduce a datos.

Desde julio de este año propuse que corriéramos los dos. Al 15 de diciembre tenemos la expectativa que vienen los coreanos con su software, el cual han preparado para El Salvador, pero no ha sido probado en niveles de estrés.

Por otro lado, tenemos una empresa que tiene un sistema de transmisión de resultados probado pero que le tiene que hacer ajustes para adaptarlo a El Salvador. Entonces tenemos dos sistemas que todavía hay que probarlos. Personalmente no estaría conforme, como en 2015, que solo teníamos “un palo donde ahorcarnos”, y literalmente ahí nos ahorcamos. Ahora tendremos dos opciones. La sensatez me lleva a entender que esa es la opción que más le conviene al país, sobre todo porque seguimos teniendo la necesidad que el país pueda contar con datos esa misma noche.

Necesitamos una empresa que integre, no podemos pensar que el Tribunal lo hará, eso es un error. Si eso es lo que está pensando el presidente, es un error. Y lo sabe porque lo hemos discutido en organismo colegido. Probablemente está pensando que la empresa ocupe los escáneres y el software de los coreanos, pero si no es uno que la empresa ha corrido, no se sentirá cómoda. Además, la empresa está adquiriendo el compromiso con el Tribunal y con el país de transmitir los resultados.

Sí estoy de acuerdo con el presidente en que ocupemos los escáneres y corramos el software, eso significaría para el país la garantía que en 2018, si ocurre algún problema, tenemos la otra alternativa, no nos quedamos en silencio como en 2015. Y si lo corremos y probamos, tenemos la solución de 2019. Ya no necesitaríamos estar pensando en esto.

 

C85: Sobre la tecnología de apoyo en Juntas Receptoras de Votos (JRV), ¿aún no hay acuerdo?

MC: La prueba de concepto de Smartmatic ha tenido algunos señalamientos técnicos y por ello no se alcanzaron los votos en reunión del organismo colegiado. Por el momento no estaríamos contratando. Más bien hay una propuesta que lo destinado para tecnología en mesa (un millón de dólares) se use para garantizar que corra el software coreano.

Si no se contrata la tecnología en mesa, con más preocupación habrá que atender la capacitación en los talleres de llenado de acta, de contar votos, para que la gente no se confunda y las actas resulten consistentes, puedan ser transmitidas y podamos dar resultados.

 

C85: ¿Cómo va el proceso de conformación de las JRV? El presidente del TSE dijo que tras las depuraciones cuentan con 66,550 personas y que a la fecha solo falta un 30% que se obtuvo del sorteo…

MC: De los listados que nos mandaron los partidos, hemos llegado a esa cantidad de personas. A este momento en los procesos de capacitación solo hemos tenido 27 mil personas, de las 65 mil que deberíamos haber comenzado a preparar.

Por la experiencia de 2015, que mucha gente se fue quejándose del proceso, podemos encontrarnos que algunos de las propuestas de los partidos no estén dispuestos a colaborar. Además, los partidos, que eran los encargados de llevar a los miembros de mesa, en esta época nos enviaban listados de nombres para que les entregáramos las credenciales y comenzaban a realizar sustituciones. Eso ya no es posible porque se le dará la credencial directamente a la persona.

Esos dos acontecimientos nos hacen pensar que probablemente las 65 mil personas que contamos de los partidos, no sean totalmente esas, sino que hagan falta otras, por lo que fue necesario llegar al sorteo. En sorteo ya tenemos tres listados de 40 mil personas. Estamos a punto de hacer la verificación para conocer si hay personas afiliadas para empezar el proceso de ubicación.

Pero tenemos una complicación legal y práctica: los listados de los afiliados están en manos de los partidos y adicionalmente la ley establece reserva de información, es un derecho del afiliado si se da el nombre o no. Nos hemos reunido con los partidos, nos han dado su información y hemos hecho un proceso de verificación del padrón de electores con los afiliados y tenemos una base de datos de no afiliados. Con esta base haremos un cruce de información y a partir de ahí empezamos a usar los nombres conforme al sorteo que hicimos. La otra semana empezaríamos un mecanismo público de convocatoria.

Nuestra aspiración es llegar a las 92 mil personas seleccionadas, ubicarlas y convocarlas a enero y febrero al proceso de capacitación. El 4 de enero tenemos que nombrar los miembros de mesa y luego tendremos seguramente un proceso de bajas y sustituciones.

 

C85: Por otra parte, Olivo ha señalado que existe asimetría en el TSE. Argumentó que por eso ha votado constantemente en abstención, en contra o con voto razonado…

MC: Yo diría que hay diversidad de criterios. El Tribunal, como organismo colegiado, tiene un mecanismo para adoptar decisiones, que es la sumatoria de voluntades, que de acuerdo a la ley puede ser de tres o cuatro votos. En ocasiones me he encontrado en esa situación.

Yo también me puedo poner a decir cuántas veces me ha tocado a mí ser el 4 a 1. Por ejemplo, cuando el TSE decide no seguir los casos de democracia interna, en los cuales mucha gente se quejó que los partidos no habían cumplido con las reglas de democracia interna. El Tribunal tomó un acuerdo de ya no seguir dándole trámite porque entiende que ya se habían cumplido con todos los esquemas.

Esa es una queja innecesaria. Es lógico en un organismo donde hay cinco cabezas, donde cada quien tiene su propio criterio, es lógico que va a ocurrir.

 

C85: Sobre la sentencia de la Sala de lo Constitucional para otorgar un plazo complementario a los candidatos no partidarios para cumplir requisitos de inscripción, Olivo dijo que la Sala cometió “un craso error”. ¿Qué opina al respecto?

MC: Probablemente hay desconocimiento de plazos electorales. La Sala dice que el Tribunal es responsable de no dar los libros en tiempo a los no partidarios. Lamentablemente los no partidarios perdieron junio y julio y empezaron a hacer sus trámites hasta agosto.

Decir que los candidatos no partidarios tienen oportunidad de presentar sus libros hasta que termine el plazo para inscripción de candidatos omite un paso fundamental: el decreto 555 que habilita las candidaturas no partidarias dice que para poderse inscribir deben presentar sus firmas, haber sido autorizadas por el Tribunal y presentar la solicitud. Acá lo que está ocurriendo es que se están juntando los dos plazos. ¿En qué momento el Tribunal va a verificar las firmas de cada candidato?

El Tribunal ha tenido que emitir una resolución a los no partidarios para decirles que tienen el plazo que otorga la Sala, pero que además presenten de una vez su solicitud con los documentos que cuente. En vacaciones el TSE verificará las firmas, quien las verifique le dará trámite a su solicitud. Luego se le prevendrá para que pueda conseguir los otros documentos. He escuchado algunas quejas de algunos no partidarios que la Corte de Cuentas no les da el finiquito hasta que el Tribunal le diga. Ahí hemos encontrado como resolver este entuerto que nos ha dejado la Sala. Tienen hasta el 21 de diciembre para presentar libro y solicitud.