Ante el proceso de selección de los 30 candidatos para magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), el director del Departamento de Asuntos Legales de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), Javier Castro, opinó en una entrevista realizada por Curul 85 que el Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ) aún debe de mejorar varios aspectos en cuanto a las entrevistas de sus candidatos.

Sin embargo, a comparación de las realizadas por la institución en el 2015, las actuales han sido desarrolladas con mayor profundidad.

Zaída Romero

Curul 85: Finalizó el proceso en la Federación de Abogados de El Salvador (Fedaes) y las entrevistas en el Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ), ¿cómo califica ambos procesos de selección de magistrados? 

Javier Castro: Uno de los retos para las futuras elecciones es que todas las asociaciones (de abogados) tengan mecanismos internos de selección de sus candidatos, que se basen en los parámetros que ha señalado la jurisprudencia constitucional.

Un aspecto positivo de la etapa de la Fedaes es que se permitió observación y hubo una observación tanto de asociaciones de carácter nacional e internacionales.

La etapa del CNJ todavía está en curso. Aquí creo que hay que ver varios elementos. Uno es que justo desde que el CNJ se activa en cuanto a su intervención en la selección de los candidatos que le corresponden, tiene ese rol y esa responsabilidad, pero al mismo tiempo tiene otra responsabilidad, que es el tema de la revisión de los requisitos de los candidatos que provienen de la elección de gremios de abogados. Entonces eso es en lo que están en estos momentos y el CNJ ya empezó la semana anterior; sin embargo, en cuanto a esa parte sí nos llama la atención y nos preocupa mucho el tema de que el CNJ expresa que hay expedientes incompletos, cuando de parte de algunas organizaciones de abogados que participaron de la elección expresan que todo estaba completo.

En ese sentido, nosotros, junto con las organizaciones que integramos el Consorcio por la Transparencia y Lucha contra la Corrupción, el viernes pasado expresábamos que sería importante que el fiscal general de la República investigue qué es lo que ha sucedido y que se determine si hay una conducta en contra de la ley, qué fue lo que sucedió, fue negligencia o qué fue lo que pasó. Pero es preocupante y nos llama la atención que de una asociación sí están todos completos.

Antes de que saliéramos del receso de Semana Santa se llevaron a cabo las 69 entrevistas por parte del CNJ. Nos parece que fue un ejercicio sustancialmente mejor que el que se ha dado en otros procesos de elección de magistrados de la Corte. Definitivamente se pudieron observar entrevistas a profundidad, entrevistas basadas en el expediente de la persona, entrevistas mejor formuladas, con mejores preguntas; lo cual creo que ha sido positivo.

La debilidad de las entrevistas, a mi juicio, es el poco tiempo. Creo que acumular 69 entrevistas en una semana es muy apretado y darles el tiempo de media hora porque no alcanza llevar a cabo más, creo que para un futuro deberíamos de espaciarlas más. Las anteriores no eran entrevistas, eran totalmente superficiales, era solo para cumplir un trámite y un formalismo, pero no le permitía ahondar en la vida de las personas en el tema profesional, en la experiencia, etcétera. Entonces eran unas entrevistas sumamente limitadas. Otro de los aspectos donde vemos debilidades, pues hubiésemos querido que la revisión de los requisitos de los candidatos que provienen de la Fedaes hubieran sido públicas, es que fue en reuniones que solo conocimos a través de redes sociales, pero no fueron deliberaciones abiertas al público. Creo que allí hay una tarea pendiente de mejorar para que en todas estas deliberaciones la sociedad pueda asistir y observar.

C85: En esta selección, ¿existe algún tipo de garantía para decir que los magistrados seleccionados están desligados de los partidos políticos?

 JC: Es una obligación que tiene el CNJ de verificar que sean independientes. Ellos, como todo el proceso que se ha llevado acabo de entrevistas, con los documentos que están, con los que ellos obtienen, tienen que asegurar que la persona es independiente. Es una obligación que ellos tienen y eso es uno de los aspectos más importantes porque si se están eligiendo magistrados de la Sala de los Constitucional, uno de los requisitos que deben de cumplirse es el de independencia judicial, y eso es fundamental. Entonces tienen que asegurarse que la persona es independiente de los partidos políticos, que no tengan ni vinculación formal ni material con los partidos.

La mera sospecha de una persona en su independencia, a mi juicio, lo descalifica para ser magistrado de la Sala de los Constitucional. Creo que es importantísimo que este proceso sea abierto a la sociedad civil, que sea abierto a la prensa para que podamos hacer un escrutinio de todo, porque varios observamos las entrevistas, creo que ya tenemos una apreciación de cómo fueron y de qué preguntaron, qué contestaron y además se conoce la trayectoria de las personas. En ese sentido, el manual de selección de magistrados que elaboró el CNJ y que aprobó el año pasado me parece que está siendo una pieza clave en todo este proceso en cuanto al trabajo que está haciendo el Consejo porque está orientando y ordenando el proceso, y también está haciendo que el proceso sea respetuoso de lo que señaló la jurisprudencia de la Sala.

Ahora estamos a las puertas del desenlace, porque de nada va a servir todo este proceso que se ha estado manejando bien si al final no hay una decisión que está debidamente motivada y que no se argumente por qué las personas son idóneas y que al final no sean personas que reúnan el perfil.

C85: Entonces, ¿sí ha habido un avance positivo en estas elecciones?

 JC: Sin haberse llevado acabo la decisión del CNJ, pero viendo la etapa de entrevistas y previa al aprobar un manual, sí creo que hay avances positivos. Nos falta el reto, el desenlace, es decir, la decisión cómo la van a tomar. Allí es cuando vamos a determinar si ha sido una selección sobre la base de la idoneidad, esa es la clave. Pero hoy por hoy en la parte de la CNJ creo que va mejor que en otras elecciones. En la etapa de Fedaes creo que sigue habiendo los mismos cuestionamientos que han existido en el pasado y nos preocupa mucho estas situaciones que se están dando.

C85: ¿Por ejemplo? 

 JC: El tema de lo que se está mencionando, el caso de los expedientes, de qué está pasando. Ellos están asegurando que iban completos, entonces qué sucedió. Al mismo tiempo creo que fue negativo de parte de la Fedaes el hecho que ellos debilitaran los filtros que ellos mismos habían creado, porque se había establecido inicialmente que las asociaciones tenían que tener al menos dos años de vida y eso fue una de las decisiones que toma la misma Fedaes y lo reforma.

C85: En cuanto al mecanismo que utilizan los diputados para la elección, ¿cree usted que ha habido un avance desde el 2015 hasta la fecha?

 JC: Desde el 2015 hasta la fecha no ha habido ningún avance, pero es que la etapa de la Asamblea Legislativa no ha iniciado. La etapa de la Asamblea Legislativa empieza hasta que le llega el listado de los 30 candidatos, el cual estaba programado que fuera esta semana por parte del CNJ. Allí se activa la etapa legislativa. Sin embargo, nosotros como sociedad civil presentamos una propuesta de reformas al interior de la Asamblea Legislativa con el objeto de mejorar no solo el proceso de elección de la Corte, sino de cualquier funcionario de segundo grado. Esto nos parece a nosotros que le daría un salto cualitativo a la discusión legislativa alrededor de la elección de funcionarios porque ciertamente hemos visto una cantidad de irregularidades en otros procesos, principalmente los atrasos que se han dado en elecciones.

También tienen que haber mecanismos que orienten hacia la idoneidad, eso es fundamental. Mecanismos que permitan que exista una discusión más transparente en la Asamblea, porque lo que hemos presenciado cuando se llevan a cabo estos procesos, por ejemplo, en la etapa de las entrevistas, son entrevistas muy limitadas, entrevistas superficiales, sin mucho contenido, que no permiten formarse una opinión de la persona a la que están entrevistando. Entonces nosotros estamos haciendo un planteamiento bastante amplio de cómo mejorar el proceso en la Asamblea Legislativa y queremos mejorarlo en varios aspectos. Uno es tener mecanismos objetivos de evaluación de los candidatos, otro es el tema de cómo realizar mejores entrevistas, y acá en ese punto nosotros estamos recomendando que inclusive la academia, la facultad de derecho pueda apoyar a la comisión o subcomisión que esté conduciendo el proceso de entrevistas que realice la Asamblea.

C85: Ante esta propuesta, ¿cuál ha sido la respuesta de los diputados? 

 JC: La propuesta se le dio iniciativa de ley, pero no ha avanzado su discusión en la comisión. Nos han dicho que es posible que se trate en estos días, entonces nosotros esperaríamos que haya una respuesta pronto en la Asamblea Legislativa y que se pueda discutir este tema. Este tema es de país, que vendría a mejorar todos los procesos de elección en la Asamblea Legislativa. Esperaríamos que se retome e inclusive le hemos dicho a la Asamblea que estamos dispuestos a acudir para discutir este tema, para que se apruebe lo antes posible, porque nos interesa que se mejoren los procesos.

C85: Habló de la idoneidad que debe de tener un magistrado, pero aparte de esta característica, ¿qué tipo de perfil debe de tener?

 JC: Hemos querido diferenciar lo que son los requisitos con lo que es el perfil. Nosotros publicamos un documento en mayo del año pasado que justamente se llamaba el Perfil del Magistrado. Lo que queríamos hacer acá era diferenciar que la Constitución nos señala unos requisitos, pero son el piso mínimo para un magistrado. Le da los años de ejercicio, etcétera, eso cuando uno está hablando de un magistrado de la Sala de lo Constitucional, por ejemplo, se requieren una serie de características que deben de tener esas personas. Además de que sean personas intachables, honorables, tienen que ser personas conocedoras del derecho constitucional. Eso es fundamental. También hablamos del temperamento judicial, tener ese carácter para poder desempeñarse de la mejor forma en esos tribunales, resistir todo tipo de presiones y ser una persona recta y muy firme en el trabajo que están realizando. Eso es fundamental.

Otro de los requisitos es la independencia y muchas veces se dice “no, es que solo dicen independencia de los partidos”. No. Es independencia en cualquier sector. Desde luego que de los partidos políticos tienen que tener independencia porque aquí estamos hablando de una institución de control que va a controlar el poder; entonces, en ese sentido, se requiere la máxima independencia de las personas que van a llegar.

C85: ¿Qué tipo de escenario tendrán que afrontar en la esfera política?

 JC: El reto que se tiene siempre dentro de la Sala de lo Constitucional, al integrar cuatro nuevos magistrados, es conservar la independencia. Al poder muchas veces no le gustan los límites y se trata muchas veces indebidamente en influir en las decisiones que toman estos tribunales constitucionales. Entonces el reto que debe mantenerse es continuar el legado de independencia judicial que dejan los actuales magistrados de la Sala de lo Constitucional y que no vayan a existir retrocesos en materia de justicia constitucional. Ha habido avances muy importantes en los últimos años con esta nueva Sala de lo Constitucional en distintos ámbitos, en ese sentido creemos que los derechos deben de profundizarse y para ello se necesita que la independencia judicial continué y se fortalezca.