Acuerdo permitirá a la unidad ser el único centro de recepción de informes sobre inteligencia financiera.

Ricardo Larín

Tras varias semanas de debate en el seno de la Comisión de Seguridad Pública y combate a la Narcoactividad, los diputados acordaron dar autonomía administrativa a la Unidad de Investigación Financiera (UFI) de la Fiscalía General de la República (FGR), sección encargada de investigar indicios de lavado de dinero y fondos provenientes de ilícitos.

El fiscal general de la República, acompañado del director de la UIF, Jorge Cortez, comparecieron nuevamente a la comisión, dada la urgencia de dicha aprobación antes del 15 de febrero, pues era un requisito del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) para que el país continúe compartiendo información con organismos homólogos de otros países.

“Se ha logrado un consenso de todos los grupos parlamentarios. La UIF tendrá autonomía operacional, pero siempre estará supeditada a la FGR. Esta tarde se firmará el dictamen y esperamos se pueda aprobar en la plenaria del jueves (mañana)”, dijo el diputado del PCN y presidente de la comisión, Antonio Almendáriz.

En la comisión, el FMLN, que se había resistido a las reformas, pidió agregar un informe sobre el trabajo realizado por la unidad, a lo cual el fiscal Meléndez dijo oponerse porque la normativa internacional plantea que la información no puede ser compartida con nadie.

“Imagino que es importante la cantidad de información que recibe la UIF, creo que al menos una vez al año esta comisión debería recibir un informe de las operaciones de esta unidad”, solicitó el diputado efemelenista Misael Mejía.

A lo que su colega de fracción Blandino Nerio secundó: “Nosotros lo que estamos pidiendo es un informe cuantitativo, no conocer quiénes son los investigados”.


“Hay normativa internacional con respecto a la UIF la cual no nos permitiría divulgar información de las investigaciones de esta unidad”, contestó el fiscal.


Según el dictamen acordado, la UIF mantendrá su autonomía administrativa y funcional –por acuerdo de diputados se dejó en autonomía operacional–, pero supeditada a la FGR, ya que los recursos saldrán de esta institución.

Además, la unidad será la única en recibir, analizar y difundir información relacionada a la ley contra el lavado de dinero y activos, así como realizar análisis operativos y difundirlos a través de informes de inteligencia financiera que serán entregados al fiscal general para que ejerza sus facultades legales.