Los diputados de la nueva Asamblea Legislativa aprobaron en la plenaria de ayer la prórroga por décima ocasión del régimen de excepción. La medida se ha convertido en una herramienta para el combate contra las pandillas.

Desde su entrada en vigencia, el pasado 27 de marzo, se han efectuado más de 61,000 detenciones de personas vinculadas con grupos terroristas.

La medida cuenta con el respado de la población, que ha visto como el 2022 fue el año más seguro en la historia del país. El ministro de Seguridad, Gustavo Villatoro, dijo que el objetivo del Gabinete de Seguridad «es dejar a El Salvador libre de pandillas».

«Por eso hemos solicitado a la Asamblea Legislativa los cambios necesarios a las leyes penales y a las leyes procesales para garantizar a la población que los terroristas capturados y los que faltan no salgan nunca de la cárcel”, añadió.