Es momento de hacer una pausa por unos días, descansar y disfrutar de las bellezas de El Salvador. Las vacaciones de agosto son la oportunidad para el descanso perfecto y para renovar energías para el último bloque del año.

Por ello compartimos contigo cinco opciones que te permitirán descubrir nuestro lado salvadoreño que va desde el más aventurero, explorador, romántico o simplemente explorador. ¡Conocé tu lado
salvadoreño!

  1. Joya de Cerén
    Este destino te invita a descubrir tu lado histórico. Ubicado a 36 kilómetros de la capital, esta joya
    arqueológica es considerada la más preciada por su excelente conservación y por eso es conocida
    como “La Pompeya de América”.
    Este lugar ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad y permite a los visitantes hacer un viaje a
    través de la historia y el misticismo de la cultura maya de Centroamérica.
    Este destino es el único en mostrar cómo era la vida cotidiana de la población a través de los restos
    de estructuras habitacionales, bodegas, un temazcal o baño sauna, una cocina, vasijas de cerámica
    y restos de alimentos, plantas y animales domésticos.
    De acuerdo con los expertos, Joya de Cerén es una evidencia clara de la vida cotidiana de una aldea
    del Periodo Clásico Tardío que fue sepultada por la erupción del Volcán Loma Caldera,
    aproximadamente en el 650 d.C. Joya de Cerén forma parte de la ruta del Organización Mundo
    Maya, la cual abarca México, Belice, Guatemala, Honduras y El Salvador.
  2. Cascadas El Escuco
    El Escuco, ubicada en Santo Domingo de Guzmán, Sonsonate, es una sorprendente cascada de 80
    metros de caída que te va a conquistar.
    Con tan solo una corta caminata por un agradable paisaje verde y colorido, llegarás a estas
    cascadas. Aquí podrás relajarte admirando las vistas que ofrece la cascada, refrescarte dándote un
    baño en su poza y los más aventureros, ¡descubrirla haciendo rappel!
    Vive una experiencia única ascendiendo por las enormes cortinas de agua, las grandes piedras, la
    espesa vegetación y el terreno resbaladizo. ¡Un auténtico reto para los más aventureros!
  3. Cerro Eramón
    Es un destino ideal para los aventureros. En este destino se pueden hacer una gran variedad de
    rutas de senderismo por la zona de bosque mientras disfrutas de las mejores vistas. Y es que
    durante el recorrido encontrarás una vista espectacular de distintos destinos de El Salvador.
    En la cúspide podrás observar el río Lempa, el río Sumpul y los volcanes Chinchontepec, San
    Salvador, Guazapa y Chaparrastique. Y desde la zona oeste, tendrás vistas hacia el volcán de
    Izalco, el Cerro Verde, el volcán Ilamatepec y el volcán El Chingo.
    Además, los más aventureros podrán acampar en la zona para seguir explorando el lugar y poder
    disfrutar de los fantásticos amaneceres y atardeceres que se ven desde la cúspide.
  4. Volcán de Izalco
    Si tu lado es extremo, el volcán de Izalco es el destino ideal para los más intrépidos y curiosos, ya
    que permite ver de muy cerca el cráter de este volcán, que mide 250 metros de diámetro.
    Es el volcán en activo más joven de El Salvador y del mundo situado a 1,950 metros sobre el nivel
    del mar, con una inclinación de 45º, que se encuentra dentro del Parque Nacional Cerro Verde, en la
    zona occidental del país.
    Para llegar a la cima, hay que realizar una ruta de senderismo de nivel medio que podrás completar
    con otras rutas para disfrutar de los muchos atractivos naturales que ofrece el parque.
  5. Lago de Ilopango
    Una mezcla de experiencias entre exploraron y aventurero, así es el lago más grande de El Salvador
    que se ubica entre los departamentos de San Salvador, Cuscatlán y La Paz. Es un fantástico lago de
    origen volcánico que ofrece un paisaje de vegetación espectacular.
    Aquí podrás disfrutar de muchas actividades y aventuras únicas, desde algunas más relajantes hasta
    otras llenas de adrenalina. Puedes tomarte un baño refrescante, pescar, montar a caballo, hacer
    senderismo por los alrededores, ir en kayak, navegar en lancha, bucear para descubrir las
    profundidades del lago, ir en motos acuáticas… Y, por si fuera poco, también puedes acampar en la
    zona para terminar de completar tu aventura.