El gobierno del presidente Nayib Bukele, con el objetivo de ayudar el bolsillo de la población salvadoreña, llevó a la Asamblea Legislativa una iniciativa de ley por medio de la cual asume el incremento del precio internacional de los combustibles.

Esta medida establece disposiciones transitorias a efecto de fijar los precios máximos de venta de los combustibles hasta el próximo 31 de mayo. Con dicha ley se beneficiará a 1.2 millones de conductores. Pero no solo eso, también se favorecerá a la cadena de suministros, transporte de alimentos y mercaderías.

También se beneficiará el transporte de personal, transporte público y toda la cadena de costos podría ser impactada por un incremento de precios en los combustible. La ley, además, se suma a las otras medidas adoptadas por el Ejecutivo para contener la inflación mundial.

Con la medida, el precio del galón de gasolina especial será de $4.31 en el centro y occidente del país, mientras que en oriente será de $4.32. La gasolina regular costará $4.15 en todo el país. Por su parte, el diésel tendrá un valor de $4.14 a escala nacional.