La primera propuesta de la normativa ingresó a la Asamblea el 22 de marzo de 2006. Tras cinco legislaturas, el panorama se presenta sin avances.  

Redacción C85

A pocos días de que la actual legislatura termine su periodo en la Asamblea Legislativa, nuevamente parece que la Ley de Agua quedará estancada en la Comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático. Hoy, 22 de marzo de 2021, se cumplen 15 años del inicio de las discusiones en torno al anteproyecto de ley.

Desde entonces, el tema de la Ley de Agua ha sido parte de la agenda de la comisión en cinco legislaturas. Sin que alguna de ellas haya logrado sacar adelante un tema que los mismo parlamentarios señalan es muy importante para el país. 

A la fecha, la Comisión de Medio Ambiente cuenta con cinco anteproyectos de Ley general de Aguas. Empero, como ha sucedido en los últimos años, lo que no ha habido son acuerdos. Y las recientes sesiones de la comisión han sido un ejemplo de ello. Además de haber estado inactiva un mes por inasistencia de los diputados previo a las elecciones del pasado 28 de febrero. 

“Por una u otra razón, y por anteponer periodos electorales, es que esta ley tiene más de 14 años de estar en la Asamblea por cuestiones políticas”, dijo Martha Batres, presidenta de la comisión, en la sesión del pasado martes 16 de marzo. 

Las propuestas

El primer insumo sobre este tema llegó a la Asamblea el 22 de marzo de 2006 y fue presentado por el Foro del Agua, compuesto por Cáritas y UNES. Luego, en el año 2011 el foro entregó una actualización de su “Ley General de Aguas” (191 artículos). 

Un año después, el 22 de marzo de 2012, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales llevó su anteproyecto de la Ley General de Aguas, de 178 artículos, al órgano legislativo. 

El 6 de marzo de 2013, la asociación de regantes realizó la presentación de su propuesta denominada “Ley sobre gestión integral de los recursos hídricos”, compuesta por 146 artículos.  

Posteriormente, el 14 de junio de 2017, el Comité de Expertos Hídricos entregó la propuesta de la Ley Integral del Agua (164 artículos). 

El último anteproyecto en arribar fue el 11 de febrero del año pasado y fue presentado por representantes de la iglesia Católica y organizaciones como la Alianza Nacional contra la Privatización del Agua. 

En el devenir de los años, el punto de discordia fue el ente rector del agua. En legislaturas pasadas el tema mostró cierto avance. Empero, encontró una pared en la conformación de la autoridad hídrica. Las primeras dos propuestas se enfocaron a la participación de ministerios, mientras que la opción de los regantes y los expertos hídricos abrían la ventana a sectores públicos y privados. 

Estancamiento 

De cara al cierre de los tres años de trabajo de la actual Comisión de Medio Ambiente, parece que el escenario de pasadas legislaturas se vuelve a presentar ante esta ley. En el periodo 2012-2015, bajo la conducción del diputado Francis Zablah, la comisión avaló 92 artículos de la ley. Quedando detenida en el ente rector. 

Luego, en 2015-2018, la presidencia de la comisión medioambiental recayó en Guillermo Mata, del FMLN. Fue entonces cuando se desconoció el articulado avanzado en la era Zablah.

Al cierre de la pasada legislatura, la comisión destacó en un informe la creación de artículos relativos a la instauración de la Autoridad Nacional del Agua (ANA), su constitución, operación y las potestades de la junta directiva de ANA. En total se avanzó en 14 artículos. Empero, todo se trasladó a la actual gestión, comandada por Martha Batres. 

Lento avance

Iniciada la legislatura 2018-2021, el 5 de junio de 2018 la Comisión de Medio Ambiente ratificó los primeros cincos artículos, referentes a la ANA. Las siguientes reuniones despertaron nuevamente el fantasma de la privatización. Incluso el FMLN pidió que se retomara como base de estudio los 92 artículos avalados en 2012-2015. 

Entre julio y agosto la comisión recibió aportes del tema agua de unas 20 entidades, entre gubernamentales y asociaciones particulares. Retomando el análisis del articulado el 14 de agosto de 2018.  

El 18 de marzo de 2019, los diputados definieron la conformación de la directiva de la ANA. Empero, el 21 de marzo, en reunión convocada en sesión plenaria, los miembros de la comisión acordaron derogar los 14 artículos aprobados y reiniciar el análisis artículo por artículo de los anteproyectos presentados. 

Tras un parón de casi 10 meses, el 7 de enero de 2020 la comisión acordó retomar el estudio de la ley. Así, a finales de ese mes se habían aprobado siete artículos. 

Luego, fue hasta septiembre que se continuó con el estudio de la normativa. Para entonces ya se empleaba para el análisis una matriz con los cinco anteproyectos recibidos, los cuales coinciden en que la administración debe ser de la gestión pública. Para diciembre de 2020, la comisión había avanzado hasta la conformación de la junta directiva de la Autoridad Nacional del Agua (ANA) y las funciones del presidente y director ejecutivo. 

Aprobación incierta

Desde entonces el avance ha sido casi nulo. En enero de 2021 se aprobaron las funciones e integración de la veeduría, un ente no estatal contralor de la gestión del agua. Luego la Comisión entró en un parón de mes y medio, del 19 de enero al 9 de marzo, por la inasistencia de los diputados.

En las últimas sesiones, los parlamentarios se han enfrentado en cuanto a si realizar “sentones” para sacar la ley antes de que termine la legislatura y los que dicen que no se debe correr ahora que queda poco tiempo. 

“Ya faltando un mes para que termine la legislatura, creer que vamos a sacar los 150 artículos no suena posible. Esta ley tiene 15 años acá porque los grandes intereses que hay afuera han impedido que esto salga adelante”, dijo el diputado Zablah el pasado 9 de marzo.  

En la sesión del 16 de marzo, la presidenta de la comisión, Martha Batres dijo que han “estado teniendo dificultades porque desde la semana pasada que se instruyó que se reuniera el equipo técnico, hay técnicos de diferentes fracciones que no han concurrido al llamado y que incluso se negaron a continuar con el estudio del articulado”. 

“Hay un compromiso que asumimos el año pasado desde la primera reunión de la comisión para avanzar y sacar esta ley, que las elecciones y los resultados no nos inhiban a hacer nuestro trabajo. Es importante que cumplamos esta función en la medida en que podamos. Hay un compromiso de buscar avanzar, si se logra, en buena hora”, dijo Batres al cierre de la reunión.