Felissa Cristales habló con C85 sobre la coyuntura de la Asamblea Legislativa a pocos días de la entrada de los nuevos diputados, el tema de las plazas fantasma y los gastos dentro del órgano de Estado, entre otros puntos. 

Asimismo, asegura que no se puede descartar los intentos por aprobar leyes que beneficien a ciertos sectores o que puedan entorpecer el trabajo del Ejecutivo. “Puedo garantizar que las chequeras están a la orden del día”, dijo. 

¿Cuál es su valoración del desempeño de los diputados en los tres años de la presente legislatura?

Un trabajo que se caracterizó por oponerse a todo lo que proponía el presidente. Un presidente electo por los salvadoreños independientemente si los partidos políticos representados acá eran oposición o no. Y sobre todo en una situación como la pandemia, fue un grave error de mis colegas, y los salvadoreños supieron pasar la factura bastante bien. 

La legislatura en general estuvo marcada por esa oposición absurda, por haber sido una oposición dañina para el país. 

¿Fue ese estilo de oposición lo que se vio reflejado en todos los sondeos que dieron una reprobación a la Asamblea y el trabajo de los diputados?

Daba una reprobación increíble. Y además, los resultados de la elección sin duda tuvieron mucho que ver con que la gente estaba muy pendiente. Y al haber una emergencia tan grande, nacional, una pandemia, algo de carácter mundial, creo que mucha gente esperaba otra actitud de parte de los diputados. Y fueron muchas malas decisiones las que tomaron en torno al apoyo que brindaron  al Ejecutivo, sobre todo en los planes relacionados con la pandemia y en la seguridad. 

¿Cómo describe el trabajo de las dos presidencias de la legislatura?

Norman Quijano se caracterizó por la soberbia, la imposición de un carácter, una persona impositiva, de quitar y no dar la palabra, incluso de negarse a hacer incorporaciones cuando no eran personas de su agrado, como en mi caso. 

Mario Ponce, una presidencia caracterizada por no definirse, por tratar de dar la apariencia de tener buenas intenciones. Pero a la hora que tenía que establecer una postura como presidente de la Asamblea no lo hizo. Lo mismo sucedió con el tema de las plazas fantasma, durante la pandemia, que vimos una actitud ambigua. Mario Ponce fue un presidente que creo que todo el mundo esperaba que fuera distinto. 

Otros colegas mencionan que el trabajo de Ponce estuvo comandado por ARENA, FMLN y Rodolfo Parker… 

Él mismo lo expresaba en temas administrativos: “yo no tengo la última palabra, la última palabra la tiene la directiva”. Básicamente él mismo delegó su presidencia en la junta directiva que estaba conformada por los personajes ya mencionados. 

Prácticamente el matrimonio Frente-ARENA es el que ha estado gobernando la Asamblea. 

¿Se pueden llegar a ver aprobaciones exprés en las últimas plenarias de la legislatura?

Ya vimos en la Comisión de Medio Ambiente un intento por una aprobación exprés de la Ley del Agua. No sería extraño para nadie que se dieran intentos por aprobar leyes en las que los tradicionales financistas de los partidos tengan interés. 

No obstante creo que la población está muy pendiente y eso de alguna manera frena esos intentos, pero no tenemos que descartarlos. 

¿Qué otro tipo de movimientos anómalos podrían verse?

Veo difícil que exista por ejemplo un adelanto de la fecha para escoger magistrados. Eso sería contra la ley. Sin embargo se rumora que podrían intentar escoger a los magistrados que están destinados para ser electos por la siguiente legislatura. Sin embargo, puedo decir que eso legalmente no es posible. Estarían cometiendo una ilegalidad en torno a la elección. Además, ellos se han caracterizado por retrasar las elecciones, nunca por adelantarlas. Sería algo notorio. 

Sin embargo, sí podemos leyes que lleven algún trasfondo, algún artículo que no está del todo definido, pero que sea para de alguna manera seguir obstaculizando, condicionando. O incluso podemos estar pendientes del tema de las pensiones, que cualquier movimiento que hagas en estos momentos emproblema al gobierno y eso puede ser un objetivo: buscar emproblemar al gobierno con una ley que no sea aplicable en términos de presupuesto. 

La presidenta de la Comisión de Medio Ambiente y los diputados del FMLN que la integran han planteado “sentones” para acelerar la aprobación del articulado de la Ley del Agua, ¿tendrá esto que ver con presiones de financistas?

Por supuesto. En este momento lo que entrampó la ley en sí fue el artículo 14, que hacía referencia al ente contralor del agua, que han pensado dentro del marco de esta ley que va a regular todo lo relacionado al agua. Y era donde específicamente tenían interés determinados gremios que por tiempo han sido financistas de ARENA, como el gremio de los azucareros. Que puedo decir tienen un interés directo sobre esta ley. Y que además tienen influencia directa sobre los diputados que manejan la Comisión de Medio Ambiente. 

Está relacionado con el tema de los financistas. No es que de repente quieren sacar la tarea y que están urgidos por dejar su legado. Están haciéndolo para curar en salud a los gremios que representan. 

¿Considera que estos financistas tratarán de acercarse a los diputados electos?

No lo dudemos. Hay que darlo por seguro. Lo que debemos hacer es estar pendientes de las personas que escogimos y dejarles claro que se les dio el apoyo con la condición de que cambiaran totalmente la forma de hacer política. No deben negociar con financistas de los partidos y la gente que tiene intereses para grupos pequeños. Ese ha sido el mandato de los salvadoreños a la hora de elegir a estos diputados. 

Puedo garantizar que las chequeras están a la orden del día. 

La Fiscalía realiza un procedimiento por el tema de las plazas fantasma en la Asamblea, ¿cómo fue creado este tejido en los últimos años?

El mismo reglamento de la Asamblea lo hace. De hecho establece que el presupuesto de cada fracción se determina en el Protocolo de Entendimiento. Pero en realidad no hay un documento firmado, legal, de peso que diga “para cada fracción acuerdan establecer este presupuesto”. Y lo digo porque lo he buscado. Lo que encontré fue un memo. 

Ni siendo diputada puedo decir con certeza que ARENA solo recibe $12 mil y que nunca modificó ese acuerdo con las demás fracciones y recibía más por diputado. No me consta, porque no son decisiones que pasan al pleno o son de conocimiento de todos. 

El mismo reglamento establece que es un pequeño grupo el que controla todo el manejo del presupuesto. Y este mismo grupo es el que controla y autoriza todas las contrataciones. 

A la hora de personalizar vamos a tener que tener en cuenta que la presidencia y junta directiva son los que aprueban cada contratación. Es imposible que un jefe de fracción te diga “no sé que era fantasma” o que el presidente o un miembro de junta se lave las manos. 

La deficiencia está en el reglamento. Yo he tratado de encontrar evidencia para justificar el reclamo de que a mí se me estaba quitando el presupuesto que como diputada me correspondía. Y no dan ninguna información. Igual las actuales autoridades administrativas son muy recelosas a la hora de dar información que tiene que ver con el presupuesto porque ese grupito se apodera de ese presupuesto. 

Sobre ese punto, SITRAL menciona escasez de recursos en diferentes áreas, incluso papel higiénico…

Todos los temas relacionados a la administración, al presupuesto, no dudo que tendrán una anomalía y que solamente con la intervención de la Fiscalía íbamos a lograr descubrir y llegar al fondo de eso. El llamado ahora es para el fiscal, que realmente haga su trabajo y le ponga fin a estas prácticas. Sino vamos a volver a verlo. Es momento de sentar un precedente. 

De cara al 1 de mayo, ¿cuál debe ser la postura de la nueva Asamblea, debe dialogar con partidos como ARENA y el FMLN?

No. El mandato, el mensaje de los salvadoreños en las urnas fue claro. No hay para qué establecer un protocolo de entendimiento, para qué ceder más espacios. La junta directiva debe ser más pequeña. Se debe pensar en una Asamblea que le devuelva a los salvadoreños la confianza en el primer órgano del Estado y que ponga el nombre de la Asamblea Legislativa en alto. 

Nuevas Ideas ha arrasado, ¿qué esperar de esta bancada?

Tienen que resolver una serie de temas que esta Asamblea dejó inconclusos. Por ejemplo el tema de pensiones, el tema de los recursos necesarios para los planes de seguridad. Creo que hay un paquete grande que tiene que ser aprobado pronto pero debidamente justificado. 

No podemos permitir que las cosas pasen por lo mismo. Las chequeras de los financistas van a estar a la orden del día independientemente de los partidos que sean. Tenemos que estar pendientes de lo que se apruebe.