La Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social, Fusades, asegura que el país ha registrado un bajo crecimiento económico con altos índices de desempleo.

FUSADES presentó cifras del cierre de informe de coyuntura económica en donde se conoció cuáles eran los factores que han impedido un desarrollo económico.

La directora del Departamento de Estudios Económicos (DEC), Luz María de Portillo, aseguró en el año 2016 el país ha registrado un bajo crecimiento económico a comparación del 2015, ligado con la insuficiente generación de empleo.

“La delincuencia, la incertidumbre política y económica, han sido señaladas por los empresarios, como los principales factores que golpean el clima de inversión”, aseguró de Portillo.

Añadió que las exportaciones de bienes y servicios se han contraído en un 2%, teniendo en cuenta que los precios de exportación han sido menores durante el presente año.

Algunos de los aspectos que han generado incertidumbre en el clima económico del país, ha sido la inseguridad ciudadana como principal factor seguido de la corrupción en cuanto al uso de los fondos públicos, asegura el informe de coyuntura. “Los préstamos deben de ser principalmente, enfocados para proyectos de inversión”, expresó Carolina de Franco, investigadora del Departamento de Estudios Económicos.


“La delincuencia, la incertidumbre política y económica, han sido señaladas por los empresarios, como los principales factores que golpean el clima de inversión”, Luz María de Portillo, Fusades.


Para el área de los empleos públicos, los salarios aumentan por mayor número de empleos públicos en un 45% y por las mejoras salariales, registrando un 55%. Cabe destacar que dichos aumentos de los empleos públicos, no beneficia a la economía salvadoreña debido a que le genera mayores gastos al gobierno.

En el caso de las remesas familiares, considerado como uno de los principales motores económicos de nuestro país, han tenido un aumento de $228.- millones registrándose con un 0.8% del Producto Interno Bruto (PIB). Por el lado del petróleo, los menores precios han generado un ahorro en las facturas petroleras para el país del orden de $288. Millones, equivalentes a 1.2% del PIB, pero eso no se traduce en mejoras a la economía.

“Estos dos factores han sido el salvavidas para que la economía salvadoreña continúe con su dinámica”, enfatizó de Portillo.

Según FUSADES, las importaciones de servicio se han expandido hasta el mes de junio del presente año en un 6%, representando un peso relativo para la economía.

Para salir de la crisis fiscal en la que el país se encuentra actualmente, FUSADES asegura que la austeridad y la eficiencia en el gasto público, deben trabajarse principalmente en remuneraciones, transferencias y bienes y servicios.

El director del Departamento de Estudios Económicos, el Dr. Álvaro Trigueros, asegura que el gobierno debe reforzar las labores de seguridad para que el clima de inversión económica, no registre un bajo crecimiento para el año 2017.