El Gobierno sigue sin responsabilizarse de sus compromisos. Hoy el presidente de la República, de una manera parsimoniosa -muy fiel a su estilo- dio a entender que la población debería fijarse más en qué utilizan los alcaldes las tasas municipales, que en reclamar el pago del Fodes.

Pena ajena. Y es que la tendencia de los políticos del FMLN sigue siendo la misma: responsabilizar a otros, responsabilidad al pasado. Sí, están pagando deudas contraídas de gobiernos pasados, pero ya es el momento de responsabilizarse por lo que hacen.

De nuevo, el pago del Fodes es una obligación del Gobierno, que debe asumir, como el pago de pensiones y otras obligaciones. Sin embargo, las obligaciones parecen estar ausentes de la agenda de los políticos.

Es grave porque se supone que el Fodes viene de ingreso general de la nación. ¿A dónde fue a parar ese dinero señor ministro de Hacienda? ¿Estamos ante una posible malversación de fondos? Por lo menos deberían interpelarlo ante la Asamblea, porque tiene mucho que explicar y no puede existir justificación a la falta de estos fondos.

Creo que hace ratos se debió dejar de lado la excusa de que en el pasado se hacían mal las cosas, y que se están pagando las consecuencias de ello. Si el pasado se hizo mal es momento de corregir esos vicios, y no justificar que se hace lo mismo «porque así ha sido siempre».

Además, si nadie se responsabiliza por los compromisos estatales, ¿quién le responde al pueblo? Para bien o para mal, son electos, precisamente para solucionara los problemas de los ciudadanos. ¿Acaso el ciudadano mismo debe velar por su salud, educación y seguridad?

El estado de iliquidez en el que vive el país no requiere excusas. Requiere verdaderas soluciones a los problemas que enfrentan todos los ciudadanos. No necesitamos líderes que se escudan en el pasado, que no se responsabilizan del compromiso que asumieron al ser electos por la mayoría del pueblo.

* Por Diego Jimenez, columnista de Curul 85