Para el diputado Mario Ponce del PCN, el Gobierno pasa por momentos difíciles en materia tributaria. Reconoce que hay que ayudarle en materia de recaudación fiscal, sin que esto represente una persecución a los contribuyentes por información poco precisa.

El parlamentario cree que la mejor forma para recaudar impuestos es a través del cobro persuasivo o coactivo, algo distinto a estar creando «una policía fiscal» para mejorar la recaudación.

Curul85: A la Asamblea han llegado las propuestas del Gobierno sobre mandar a la cárcel a posibles evasores de impuestos o el pago del 200% cuando no paguen sus impuestos a tiempo. ¿Estas medidas realmente ayudarían a disminuir el déficit fiscal?

Mario Ponce: Lo que nosotros hemos ido a conocer a Colombia (pasantía de AID) no tiene nada que ver con esta medida que quieren impulsar en la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales de penalizar y reformar el Código Penal para mandar a la cárcel hasta por ocho años a quienes utilicen los medios legales para no pagar los impuestos correspondientes o lo evadan de forma premeditada.

Hemos ido a conocer el marco jurídico del cobro persuasivo y del cobro coactivo que nos permite ver varios aspectos, que evitarían buscar medidas de este tipo, creo que podemos recuperar lo que se debe al Estado.

Esto puede generar una persecución al contribuyente, y que se puede dar incluso con información infundada, porque hay cierta legislación en materia tributaria que se presta a doble interpretación.

 C85: ¿Qué tipo de interpretaciones pueden ser estas?

MP: Por ejemplo, en el caso de la banca, su giro económico es la captación de fondos del público, la emisión de cheques, las utilidades que estos tienen, etc. Están obligados a declarar sus ganancias y pagar el impuesto sobre la renta. ¿Pero qué sucede cuando un banco hace un préstamo hipotecario? Si una persona hipoteca su casa y cae en mora, viene el banco y embarga la vivienda, la remata y recupera la inversión.

Aquí viene la interpretación de impuestos internos y dice que el giro del negocio del banco es la captación de fondos y no la de venta de bienes inmuebles. Cuando esto sucede, hay una interpretación y no es lo que quiso dejar el legislador en la norma jurídica. Y aquí Hacienda dice que los del banco vendieron alrededor de 100 viviendas en 10 años, entonces ellos deben pagarle «tantos» millones de dólares más las multas e intereses acumulados. Es una interpretación sacada de la manga de la camisa. Afectan y cambian las normas del juego.

 C85: ¿No es esto una persecución al contribuyente?

 MP: Esto puede caer en una persecución indebida al contribuyente que han pagado sus impuestos de acuerdo a la normativa que los rige a ellos, pero como aquí de repente sale alguien tan ‘iluminado’ que empieza a interpretar la norma de manera diferente. Hay que darle análisis a la reforma, no se debe buscar la penalización. Debemos revisar el proyecto que tenemos con respecto a la cobranza coactiva que ya está en la comisión. Hay que revisar qué artículos pueden violentar.

Además se debe buscar que el Tribunal de Apelaciones en materia hacendaria sea independiente, y no como es en este momento, nombrado por el ministro de Hacienda. Todos los directores que se convierten en jueces en materia hacendaria obedecen a los lineamientos del Ministro de Hacienda.

 

C85: ¿Qué propone el PCN ante esto?

MP: El cobro persuasivo donde se le dé 30 días a un contribuyente, dándole una nota preventiva que no haya pagado correctamente sus impuestos. Si pasan estos 30 días y la persona no paga, se va al cobro coactivo, y allí tiene 30 días donde el Ministerio de Hacienda embargue el bien, pero el bien personal y no de la planta productiva porque no puedes afectarla, y en esa etapa pueda pagar.

De acuerdo a este sistema, Hacienda debe documentarse adecuadamente y debe demostrar que en esos 60 días hábiles el contribuyente no pagó de forma correcta y en el tiempo estipulado. Por eso no estamos de acuerdo con una reforma penal, porque no sabemos que si al final eso significaría cerrar empresas y correr a empresarios nacionales y extranjeros que están queriendo recibirlos con los brazos abiertos los hondureños y nicaragüenses. Debemos buscar una forma de cobrar. Con algo si estoy de acuerdo con Hacienda: del 100% que se cobra del IVA en este país el 70% entra y el 30% se lo quedan en el bolsillo de algunos malos empresarios o contribuyentes.