El expresidente de la Corte de Cuentas de la República,(CCR) Rosalío Tóchez Zavaleta, buscaría nuevamente estar al frente del ente contralor del Estado al presenta su petición a la Asamblea Legislativa para que someta su currículo a consideración y ser tomado en cuenta en el proceso de selección de presidente y magistrados de la Corte de Cuentas de la República.

Tóchez se desempeñó como presidente de la Corte de Cuenta entre julio de 2013 hasta junio 2014.

A Rosalío Tóchez se le ha cuestionado que entregó finiquitos durante su gestión al frente de la CCR, a exfuncionarios que no siguieron el debido proceso que manda la ley, entre ellos, al expresidente de la República Mauricio Funes.

«Es una persona cuestionada y que dejó mucho en su gestión, no daría mi voto por él», expresó la diputada Ana Vilma de Escobar.

Actualmente, la Corte de Cuenta de la República se encuentra acéfala debido a que la Sala de lo Constitucional anuló la elección Jovel Humberto Valiente como presidente de Cuentas, y a Raúl López y Marco Antonio Grande como magistrados de esa entidad, ellos habían sido electos para el período comprendido de 2014 a 2017.

Está es la cuarta vez desde el año 2013 que la Sala de lo Constitucional anula esta elección por considerar que los elegidos no cumplen con los principios de honradez y competencia notoria.