¿Soberanía?

El FMLN, desde que tengo memoria, siempre ha hablado de soberanía. En tiempos del conflicto armado era unos de sus gritos de lucha: “¡Por la soberanía de nuestros pueblos!” y la muy afamada frase de “¡Yanqui invasor fuera de El Salvador!”… Vaya cosas.

Olvidaban mencionar, por conveniencia, que ellos de soberanos no tenían nada. Recibían ayuda militar y lineamientos desde Cuba y su satélite centroamericano que en esos días era la Nicaragua sandinista que a su vez recibía lineamientos y financiamiento de la Unión de Republicas Soviéticas.

Se hablaba con vehemencia de la presencia de asesores y hasta tropas norteamericanas en suelo salvadoreño obviando hablar de la presencia de asesores cubanos, nicas y hasta soviéticos. Mucho menos hablar de la presencia de mercenarios alemanes, checos, españoles y sí, hasta norteamericanos, combatiendo a su lado.

Pero, ¿por qué hablar de esto? Para enfatizar la eterna hipocresía de los comunistas, socialistas y hoy llamados movimientos progresistas. Como movimiento social, como grupo insurgente y sedicioso que buscaban alterar el orden constitucional establecido en 1983  y hoy como gobierno, el  FMLN nunca fue, y tampoco hoy es, soberano.

Hoy en día se someten a la voluntad de los venezolanos que se manifiesta a través de la voluntad cubana, no a través del verdadero soberano que es el pueblo salvadoreño. Los cubanos con claras intenciones políticas y de sobrevivencia. Los venezolanos influyendo a través de los ya malgastados y despilfarrados petro dólares, pero bajo la directa influencia y guía cubana. Dinero ya no hay, pero la deuda monetaria con Venezuela persiste y con Cuba continúa la deuda ideológica, y ese apoyo que se dio durante el conflicto armado.

De igual manera que gritan y se quejan de la injerencia de países democráticos en los asuntos internos del país, también deberían, si fueran honestos, de reclamar contra esta nueva injerencia directa y por supuesto de la imposición de esto gobiernos. Pero eso el FMLN como instituto político nunca lo hará. La responsabilidad cae sobre sus militantes y engañados seguidores, y por supuesto, de los demás ciudadanos.

Esto en realidad se trata de un ejercicio de honestidad. Nunca hemos sido completamente soberanos. Nuestros pueblos indígenas se sometían a los Mayas y posteriormente a los Aztecas. Luego a España, después a México y finalmente a Guatemala. A partir de la mitad del siglo pasado a Estados Unidos, Guatemala e incluso a la Nicaragua somocista que dictaban muchas de nuestras políticas y  hoy, a el tándem Cuba-Venezuela.  Negarlo fuera de tontos.

El pasado mes se realizó el foro de Sao Paulo en nuestro país. La encerrona de los movimientos comunistas del mundo y de donde salen los nuevos lineamientos de gobernancia e incluso de la toma del poder. Con ello, queda aún más claro que el FMLN de independiente no tiene nada. Hoy actuando como gobierno, demuestra que las decisiones políticas, tanto en política externa como interna, también carecen de soberanía.

Seguir dependiendo de la ayuda de países amigos, mantener un país al borde de la quiebra, mantener niveles bajos de educación, seguir con la galopante creación de más deuda para ser malgastada, no nos permitirá nunca ser auténticamente  soberanos. No nos engañemos y principalmente, no nos dejemos engañar.

Creer a ojos cerrados lo que un grupo de influenciadores y manipuladores políticos quieren no es de ciudadanos: es de tontos borregos. Hoy más que nunca pidamos soberanía, para desligarnos de esas malas decisiones que otros países, enemigos de la libertad, a través de su satélite local el FMLN, desean implantar en nuestro país.