¿Por qué mentir para obtener financiamiento?

El gobierno actual necesita de más dinero para el sostenimiento del aparato estatal y los programas de gobierno de corte meramente socialistas. Este es un tema que se viene discutiendo en la mayoría de tanques de pensamiento sin distinción de ideologías, pero que les preocupa como camina en actual gobierno en el área fiscal, el principal asesor del Sr. presidente en esta área es una persona experimentada y profesionalmente capaz y nos referimos al Sr. ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, que con más de siete años de experiencia en el cargo, pareciera que en vez de orientar al presidente en la toma de decisiones correctas, austeras, reales, oportunas, técnicas o simplemente de sentido común, es lo contrario, ya que no se escuchan soluciones sino más endeudamiento para ir saliendo del paso.

            Vemos a un presidente tomando medidas emergentes y un equipo de asesores y/o funcionarios con una gran capacidad para mentirle al pueblo salvadoreño sobre el uso real de los fondos que se obtengan a través de impuesto o bonos, para solventar el problema fiscal. El corolario de esto lo vive el país con el impuesto a la telefonía y periféricos, que supuestamente era para la seguridad y es falso. El gobierno se lo está repartiendo a discreción, a pesar de todas las denuncias públicas hechas al mandatario y asesores, no hay respuesta que convenza a la población.

            Sr. Presidente de la Republica de El Salvador por qué mentir, por qué engañar, por qué defender lo indefendible, por qué burlarse del pueblo, por qué defraudar a los que lo eligieron. Las únicas respuestas que obtenemos son ataques a la Sala de lo Constitucional, a la mal llamada oposición en la Asamblea Legislativa, a todo aquel salvadoreño que no está de acuerdo con las decisiones que su gobierno toma, a cualquier organización social o gremial que no comparten sus medidas ¿Por qué?.

            La pregunta del millón es: ¿Por qué no le dice al pueblo la verdad de la situación fiscal del país? Le podríamos asegurar que si usted fuera sincero, la oposición tuviera herramientas para refutarle las necesidades de su gobierno. Es más, no tuviera necesidad que realizar tanta maniobra de engaño para tratar de lograr el financiamiento. Eso sí, detenga el despilfarro de su actual gobierno, ordene que todos sus funcionarios cumplan con las medidas de austeridad, así como lo plasma en el Plan de Participación Ciudadana.  Revise sus programas sociales. Ya no regale tanto dinero para lograr objetivos del Socialismo del Siglo XXI, continúe su plan pero con austeridad, logre sus objetivos políticos con trabajo de todos sus funcionarios, ya no contrate más gente del partido en el gobierno. Reestructure su planilla de asesores. Busque personas capaces y profesionales que le trabajen en la solución de problemas, y no que le digan lo que usted quiere oír.

            Hoy le invitamos a que reflexione. La Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia le detiene otra vez fondos, para su gobierno. ¿Será otro golpe de Estado o es simplemente que no lo asesoraron bien? O no hicieron las cosas legalmente. Preguntémonos cuánto le costó a su gobierno la campaña publicitaria para imponer el incremento del 13% a la electricidad. Cuánto es el costo de su desgate político, el costo de la credibilidad de su partido y/o funcionarios, las ganancias de la oposición política, que no solamente es el partido ARENA. Tiene muchos de su partido. Además de  la crítica de los intelectuales de este país en materia legal, económica y política.

Recapacite, Sr. Presidente. Usted es el mandatario de todos los salvadoreños, nos guste o no nos guste.