Las diputadas de ARENA Karla Hernández y Patricia Valdivieso mostraron su indignación ante la decisión tomada por el Tribunal de Primera Instancia de su partido, que desestimó el proceso interno que se había abierto contra el alcalde de Ilopango, Salvador Ruano y el diputado Ernesto Muyshondt, por mantener reuniones con líderes de pandillas en el marco de la campaña presidencial del 2014.

Ambas parlamentarias aseguraron sentir vergüenza por esta decisión. «Me siento tremendamente avergonzada con los salvadoreños de esta decisión que no me parece objetiva, me parece influenciada» expresó Karla Hernández.

Mientras, Patricia Valdivieso exhortó a los implicados a pedir disculpas por su actuar. «Me siento avergonzada de la decisión del Tribunal de Ética de mi partido, creo que los involucrados deben disculpas a la población por sus acciones».

Además, Ana Vilma de Escobar dijo que el partido debe pedir disculpas por el actuar del parlamentario y del alcalde ilopaneco. «Si bien es cierto no hicieron algo ilegal, hay marcos de la institucionalidad que deben ser respetados», aclaró.

El Tribunal de Primera Instancia de ARENA está conformado por Albino Román, Selim Alabí, Carmen Elena Figueroa, María Alicia Steiner y Roberto Ávila Avilés. La decisión a la que llegaron es que ni el diputado Muyshondt, ni el alcalde Ruano no cometieron ninguna violación al reglamento de ética del partido.