La reforma de pensiones presentada por el Gobierno solo requiere de 43 votos de los diputados para aprobarse.

Ante el creciente rumor de la intención del FMLN de aprobar dicha reforma en esta semana, el escenario actual se encuentra así:

El partido de gobierno suma 31 votos, y en el caso de contar con todos los votos de GANA (11 diputados) sumaría 42, por lo que necesitaría un voto más para aprobar la reforma.

Ayer, el vicepresidente del parlamento y diputado de GANA, Guillermo Gallegos manifestó que su fracción está «dividida» sobre apoyar o no la reforma de pensiones. Aun no se cuenta con todos los votos del partido naranja, pero no se descarta puedan cambiar de parecer.

En teoría, los votos del PDC y ARENA están descartados, ya que en el caso del principal partido de oposición, ha rechazado tajantemente la propuesta de reforma que consideran confiscatoria.

También el jefe de fracción del PCN, Mario Ponce, ha manifestado que la reforma de pensiones requiere mayor estudio, y más diálogo, principalmente, con los afectados (cotizantes) ante una eventual reforma.

Sin embargo, meses atrás podemos revisar una votación en particular, donde hubo una fractura de la fracción del PCN: la Ley de Probidad -hoy en estudio de su constitucionalidad en la CSJ- contó con tres de los 6 votos de los diputados del PCN para aprobarse en aquel momento. Tanto Reynaldo Cardoza como Francisco Merino concurrieron con sus votos para aprobar dicha ley.

Si este escenario podría repetirse, el FMLN (31) necesitaría de todos los votos de GANA (11) y 3 votos del PCN para aprobar la reforma sumando 45 votos.