El comisionado presidencial para la Seguridad, Hato Hasbún, aseguró hoy que no comparte la propuesta de armar a la población como mecanismo de autodefensa en las comunidades, tal y como propuso esta semana el partido GANA, idea también compartida por el Ejecutivo.

Hasbún reiteró que si bien es cierto, apoya medidas drásticas para combatir la delincuencia del país, no ve conveniente armar a la población civil para este fin.

«Yo no soy partidario de dar armas a la ciudadanía, a pesar de apoyar medidas drásticas en contra de la delincuencia, soy partidario de organizaciones comunales», mencionó.

Hasbún reconoció que esta idea surgió de las reuniones en Casa Presidencial, entre miembros del Ejecutivo y la Comisión de Seguridad Pública del parlamento, aunque no quiso individualizar la idea.

El funcionario añadió que para el desarrollo de todos los planes de seguridad urge el financiamiento, por lo que no desaprovechó la oportunidad de solicitar a la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia la liberación de los $900 millones, de los cuales $100 serían utilizados para seguridad.

Además, Hasbún reiteró que se han solicitado diversos préstamos para financiar la seguridad, pero que deben pasar por la aprobación de la Asamblea, por lo que solicitó a diputados, llegar a consensos para ello.

«Es necesario que la Asamblea Legislativa tome conciencia de la necesidad de los recursos que se requieren para las medidas de seguridad», finalizó.

El partido GANA presentó esta semana la propuesta de Ley especial de Defensa Comunal                    (ver nota aparte), que contempla, entre los aspectos relevantes, armar a población civil para autodefenderse de situaciones delincuenciales; además contempla la restricción de circulación de personas a discreción de los encargados de seguridad de dicha comunidad.