Con 77 votos de diputados, se aprobó hoy en el desarrollo de la plenaria, autorizar al Ejecutivo a negociar los términos de un préstamo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por $100 millones.

Este crédito se utilizaría para financiar las medidas de seguridad ejecutadas por el Gobierno, para lo cuál el gobierno había señalado, no existían fondos para llevarse a cabo.

No obstante todos los partidos concurrieron con sus votos, la oposición señaló que condicionarán sus votos en la segunda etapa (ratificación) a las explicaciones del ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, y del ministro de Justicia y Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde, acerca de la ejecución de dicho empréstito.

«Es necesario que el ministro de Hacienda y de Justicia expliquen cómo van a ejecutar este préstamo. Concurrimos con nuestros votos, pero vamos a fiscalizar cómo se ejecutará», destacó la vicepresidente del congreso y diputada tricolor, Ana Vilma de Escobar.

De la misma forma, su colega de fracción, Mauricio Vargas, aseguró que les preocupa lo referente a las compras directas que puedan realizar los funcionarios de Seguridad, «Esperamos total transparencia en las acciones que realice el ministro», dijo.

El refuerzo presupuestario se une al impuesto a las telecomunicaciones, que grava con 5% el acceso a aparatos electrónicos y telefonía en general. De hecho, este presupuesto recolectado se suponía destinado exclusivamente a la seguridad, pero se han reorientado estos fondos a otros rubros, como la construcción de un Megatec en Apopa.