Los diputados aprobaron hoy de forma unánime un decreto que otorgará la libertad a los internos que padezcan alguna enfermedad terminal.

Esto se da como una medida para que el Estado pueda ahorrar lo que invierte en trasladar a centros hospitalarios a los privados de libertad con alguna enfermedad terminal.

De acuerdo a censos, son 900 reclusos a nivel nacional que presentan alguna enfermedad terminal, esta medida además, se convierte en una acción para minimizar el hacinamiento que existe en los centros penitenciarios que actualmente albergan a 33,300 reos. El decreto fue aprobado por 74 votos y fue emitido por la Comisión de Justicia y Derechos Humanos.

Esta semana, el presidente de la República Salvador Sánchez Cerén, anunció que enviaría a la Asamblea Legislativa algunas reformas al sistema penitenciario; sin embargo, hasta el cierre de esta nota no se tenía registro que dichas reformas hubiesen sido recibidas en el Parlamento.