Los magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Asamblea Legislativa decidieron suspender esta mañana la audiencia programada para conocer qué ha hecho la Asamblea Legislativa con respecto a la mejora en la rentabilidad de las pensiones, porque la presidencia envió a su apoderado legal, y no la presidente Lorena Peña, quien había sido citada por ello.

Los constitucionalistas acordaron que el apoderado legal de la Asamblea, Mauricio Clará, no estaba en condiciones de responder los cuestionamientos del máximo tribunal en materia constitucional.

Al respecto, la presidente del congreso, Lorena Peña, aseguró hoy en la sesión de la Comisión de  Hacienda y Especial del Presupuesto, que «de nada hubiese servido que yo asistiera a la reunión (audiencia) que se nos había invitado. Querían saber que para cuándo podremos legislar respecto a las pensiones, y yo no me puedo meter en la cabeza de cada diputado».

La Asamblea argumentó que debido a la pluralidad que rige en el congreso, no han podido llegar a un acuerdo y legislar al respecto. Clará mostró como prueba las actas de la Comisión de Hacienda donde se tocó el tema sin profundizar en ello.

La Sala de lo Constitucional sentenció desde diciembre de 2014 que la Asamblea debería hacer reformas para mejorar la rentabilidad que genera el uso de los ahorros de los cotizantes, de manera que se pague más del 3% actual que paga el Gobierno.

La Comisión de Hacienda y Especial del Presupuesto tiene al menos seis propuestas de los grupos parlamentarios para mejorar la rentabilidad de las pensiones, algunas plantean mejorar la rentabilidad en un 7% , 6.5% o 5%. El FMLN, partido de Gobierno, asegura que se podría pagar hasta un 4%.