De los países que conforman la región de Centroamérica, Honduras posee la Junta Directiva más grande de la región, pero eso no significa que es la más cara, pues con sus 17 diputados directivos su planilla salarial es de $52 mil 279.3 mensuales ($627 mil 351.6 anual). Sin embargo, esta, a pesar de ser la directiva más numerosa de la región, no es la más cara. Los directivos hondureños ganan $18 mil 462 menos que la directiva del congreso salvadoreño que con sus 14 directivos (3 menos que Honduras) le cuesta al Estado $70 mil 741.90  mensuales ($848 mil 902.8 anual).

Incluso la estructura salarial de la directiva de la Asamblea Legislativa salvadoreña supera a la de  congresos como el de Venezuela, Perú, Colombia y Chile. En el caso del parlamento peruano este lo conforman 130 diputados (46 más que en El Salvador), sin embargo, su Junta Directiva únicamente la integran 4 miembros cuyo salario mensual es de aproximadamente $38 mil.

Por su parte, la Cámara de Diputados de Chile está integrada por 120 parlamentarios y esta posee únicamente tres directivos. Si bien es cierto el salario de un legislador en Chile es uno de las más grandes en Latinoamérica ($10, 129) la estructura salarial mensual de su junta directiva es de aproximadamente $30,387, es decir cerca de $40 mil dólares menos que la salvadoreña.

Regresando a la región Centroamericana, Guatemala posee 158 diputados, siendo la nación que más parlamentarios presenta en el istmo, sin embargo, su junta directiva la integran 9 parlamentarios y le cuesta al Estado $34 mil 614 mensuales en concepto salarial; por su parte la Asamblea Nacional de Nicaragua la conforman 92 diputados, de los cuales siete son nombrados como directivos, el monto salarial mensual para esta directiva es de $22 mil 551.8.

El parlamento de Costa Rica es el de menor número de diputados en la región, posee 57 legisladores y su directiva que es integrada por seis miembros gasta de forma mensual $28, mil 64.

En base a estos datos se puede establecer que el congreso de El Salvador tiene la junta directiva más caras de Centroamérica y la segunda más numerosa, esto a pesar que es la nación más pequeña de la región, incluso la junta directiva supera a la de algunas naciones Suramericanas.

En las últimas semanas y debido a la propuesta del diputado Juan Valiente se ha abierto el debate sobre la necesidad de reducir el número de miembros de la directiva del congreso salvadoreño, el legislador propone que esta sea compuesta por seis integrantes, pero hasta el momento esta moción pareciera no ha encontrado eco en los diferentes partidos políticos en la Asamblea Legislativa.