En la continuación del estudio de la nueva Ley de Probidad, los legisladores de la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales no plantean que la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), se convierta en una Dirección de Probidad que le otorgue más herramientas investigativas, sanción y/o denuncias ante una presunción de enriquecimiento ilícito.

Tras conocerse que los diputados restaron ‘colmillos’ a la normativa en estudio, al quitar a la sección la posibilidad de investigar cuando se presuma un enriquecimiento ilícito, ni promover procesos judiciales por lo mismo.

La propuesta del Equipo Gestor de la ley de Probidad plantea que una Dirección de Probidad podría tener estas facultades para el combate a la corrupción, pero los diputados se han mostrado renuentes al respecto, aduciendo la falta de recursos materiales y económicos para desarrollar esta dirección.

Entre algunos acuerdos a los que llegó hoy la comisión, tanto el jefe como el subjefe de la sección de Probidad serán nombrados por la CSJ a partir de una vacante, y que será la corte plena de los magistrados quienes determinarán abrir un proceso judicial por posible enriquecimiento ilícito.

Los legisladores también dejaron para posterior análisis, todos los sujetos obligados a brindar sus declaraciones juradas de patrimonio. La normativa continuará en estudio de la comisión, ya que el objetivo es aprobarla en este año, por ello las reuniones extraordinarias de dicha comisión.