Un dictamen de la Comisión de Educación de la Asamblea prohíbe a partir de hoy la comercialización, distribución y venta de alimentos saturados en sal, azúcar y grasas en los centros escolares públicos y privados.
La incorporación de un inciso al artículo 113 de la Ley General de Educación faculta al ministerio de Educación para regular el funcionamiento de tiendas y cafetines escolares y cuya oferta de alimentos debe ser saludable y con enfoque a la protección de la salud de los escolares.

El ministerio de Educación emitirá la normativa cuyo objetivo sera regular la comercialización de alimentos con alto contenido en grasa, sal, azúcar y de todo aquel que no contribuya a una alimentación saludable en las tiendas y cafetines; refiere el decreto.

La oferta de alimentos, según los diputados, debe ser sana, nutritiva, segura y adecuada.
Durante las intervenciones los diputados criticaron la comercialización en las escuelas de productos que no ayudan a la nutrición de los alumnos y que están saturados en azúcar o grasas, estimulando el padecimiento de enfermedades en los alumnos.