El director de Centros Penales Rodil Hernández pidió hoy a los diputados avalar un decreto que le otorgue la libertad a más de 600 reos que se encuentran con alguna enfermedad en fase terminal.

De acuerdo a Hernández, esta será una medida para aliviar el hacinamiento carcelario que ya supera el 300%, pero reconoce que no es suficiente.

«Esta no es la única medida para reducir el hacinamiento carcelario es una parte del proceso, con un decreto así calculamos se liberaran cerca de 679 reos». explico el Director de Centros Penales.

Actualmente el sistema penitenciario alberga a más 30 mil reclusos y 4 mil más se encuentran en las bartolinas de la Policía Nacional Civil (PNC). «Aunque para algunos esta medida puede ser mínima cualquier esfuerzo que hagamos para reducir el hacinamiento es importante», puntualizó Hernández.

Para el diputado Yohalmo Cabrera, del FMLN, uno de los problemas radica en que «nunca ha habido una política de prevención» y agregó «se está confirmando la importancia de una ley transitoria para descongestionar el sistema penal».

Entre los requisitos que serían tomados en cuenta para la aplicación de este beneficio, si es aprobado, sería que el reo debe ser mayor de 60 años, que presenten un cuadro de salud con enfermedad crónica, fase terminal o degenerativa que no represente peligro para la sociedad, que hayan presentado buena conducta, entre otros.

Además, estos reos no deberán haber cometido delitos referente a drogas, agrupaciones ilícitas, privación de libertad, violaciones y actos de terrorismos.