Los partidos FMLN y GANA siguen en la búsqueda del voto 43, el que permitiría la aprobación de dos nuevos impuestos en el país; uno que cargaría un 10% a la factura en telecomunicaciones (celular, domiciliar, internet, cable) y otro para gravar en 5% las ganancias de la pequeña y mediana empresa que sobrepasen los $ 500 mil dólares anuales.

El jueves, el FMLN no logró convencer a los 5 diputados del PCN para apoyar la moción que busca recaudar unos $120 millones de dólares para el financiamiento del Plan El Salvador Seguro.

Mientras, GANA, quien lidera la iniciativa de gravar las ganancias a los empresarios aceptó que su propuesta solo reunía  42 votos, los cuales no son suficientes para poner en vigencia los nuevos tributos.

Mario Ponce, jefe de bancada del PCN, adelantó muy temprano el jueves que su partido no apoyaría la creación de nuevas cargas impositivas para los salvadoreños.

Sin embargo, las negociaciones y acercamientos se mantuvieron durante todo el día. En algún momento, se rumoró que el FMLN y GANA habrían logrado dividir la votación en Concertación Nacional y que dos de sus diputados estaban en favor.

Por su parte, Rodolfo Parker ofreció apoyar el impuesto a las telecomunicaciones siempre y cuando se disminuyera al 5%; en ningún momento obtuvo respuesta del bloque oficial.

Sin embargo la iniciativa nunca llegó al pleno. El presidente Salvador Sánchez Cerén aseguró estar dispuesto a negociar la propuesta de gravar las telecomunicaciones.

ARENA es el único partido que ha rechazado ambas iniciativas, asegurando que los fondos se pueden obtener de las economías del presupuesto 2016 que asciende a $ 4,863 millones de dólares.