Los diputados del FMLN, GANA, PCN y PDC, en total 48 votos, aprobaron la noche de este jueves un  nuevo impuesto que grava con el 5% las telecomunicaciones en todas sus modalidades, con lo cual los usuarios de telefonía fija y móvil, internet, televisión por cable y dispositivos y accesorios de tecnología pagarán en su factura un 5% adicional.

 Lo anterior indica que una familia promedio que posee en casa un aparato de telefonía fija, celulares, televisión por cable e internet, elevarán su gasto mensual entre $10 a $15 dólares.

El dinero está previsto que alimente un fondo especial cuya creación está contemplado en el Plan El Salvador Seguro. Con el impuesto, el gobierno busca obtener unos $70 millones de dólares anuales.

Luego de cuatro horas de debate se sometió a consideración del pleno el dictamen y reunió 48 votos a favor y 36 en contra. La diputada del PCN, Cristina López, votó en contra pese al acuerdo del concejo ejecutivo del partido que apoyó la moción.

Inicialmente el gobierno de Salvador Sánchez Cerén, a través del ministro de Justicia y Seguridad y del ministro de Hacienda, pidió la aprobación del 10% de impuesto; pero el FMLN no pudo obtener los votos para este porcentaje.

Medardo González, del FMLN, defendió el impuesto indicando que los consumidores de telefonía móvil no sufrirán el impacto debido a la reducción del costo del servicio aprobado por la SIGET y que entra en vigencia en noviembre.

Guillermo Gallegos de GANA dijo que el impacto del mismo se puede observar en seis meses a un año con la recaudación de fondos frescos para seguridad.

ARENA mantuvo su posición de no apoyar nuevos impuestos y recomendar medidas de austeridad en el gasto para poder obtener los $140 millones que pide el gobierno para financiar las operaciones de seguridad.