El abogado Juan José Pilia, aspirante a ocupar el despacho del Fiscal General de la República desde diciembre próximo, les dijo este viernes a los diputados que el próximo funcionario que asuma el cargo debe irremediablemente que incluir el tema de una Comisión Internacional Contra la Corrupción y la Impunidad en su agenda.

Pilía forma parte del grupo de 12 aspirantes entrevistados este viernes por la comisión e integra el listado de 72 candidatos que tiene en sus registros la Asamblea Legislativa.

La conformación de una comisión contra la corrupción y la impunidad es apoyada por algunos sectores de la sociedad, mientras el partido oficial y los funcionarios de gobierno aseguran que mientras funciona la institucionalidad no es necesaria.

Las entrevistas de hoy no modificaron en ningún sentido el escenario formal en la subcomisión política para cumplir con el requisito de escuchar a los aspirantes responder el cuestionario de once preguntas elaborado con antelación por los diputados.

Misael Rivas, antiguo comisionado de policía se definió como un experto en negociación de rehenes y profesor antiterrorista, además de fundador de la policía de turismo y proteger la integridad del Papa Juan Pablo Segundo cuando visito el país en la década de los ochenta.

Como Rivas cada uno de los aspirantes destaca su formación, principios y fortalezas para dirigir la principal institución responsable de combatir el delito en una país con una tasa de homicidios que alcanzo 1 por cada 1000 habitantes.

Juan Gilberto Cardona, antiguo magistrado en el TSE, dijo que el próximo fiscal  debe tener por cualidades la probidad y la imparcialidad. Al actual fiscal Luis Martínez se le acusa de utilizar aviones y helicópteros del empresario Enrique Raís y de favorecerlo con investigaciones que se han judicializado.

El diputado Alberto Romero, quien coordina el trabajo de la subcomisión política adelanto este mediodía que la mayoría de aspirantes entrevistados( 24 hasta este viernes), coinciden en la necesidad de una reingeniería de la fiscalía que permita un mejor engranaje en el combate del delito.