Diputados aprobaron ayer, durante la sesión plenaria, reformas a la Ley de incentivos fiscales para el fomento de energías renovables, con 81 votos, y con ello, genere atractivos económicos a los inversionistas que quieran desarrollar energías renovables.

Con la reforma se elimina el techo de 20MW para poder estimular el desarrollo de energía, así como la ampliación de recursos naturales y tecnología para su desarrollo.

Además, las reformas alcanzan a beneficiar a quienes inviertan en la generación de energía de distinto origen, como la energía fotovoltaica y de generación de gas. También beneficiará a proyectos de ampliación de plantas generadoras, y no solo a quienes inviertan en nuevas plantas, como contemplaba la ley antes de las reformas.

«La reforma apuesta a incentivar las energías renovables, sobre todo aquellas que sean amigas del medio ambiente, y que sustituye las derivadas del petróleo», dijo Mario Salaverría, presidente de la Asociación Azucarera de El Salvador.

Mientras, el ministro de Economía, Tharsis Salomón López -presente en la aprobación de la reforma- garantizó que la modificación a la ley «no solo es de beneficio para un sector, sino que indirectamente beneficia a otras ramas de la economía».

«Estos proyectos van a tener ahorro de gran impacto en el precio de la energía, y a la larga, llegará el beneficio a la población», dijo el titular de Economía.