La propuesta de una «contribución especial»  para financiar programas de seguridad no cuenta por ahora con el apoyo de algunos de los partidos políticos en la Asamblea.  el Órgano Ejecutivo entregó ayer un proyecto de impuesto que generaría que los usuarios de servicios de telecomunicaciones paguen un 10%  adicional en sus facturas mensuales.

El partido GANA dijo que no acompañarán con votos para un impuesto a la población. «Creemos que nuestra propuesta es la más viable ante proyectos de nuevos impuestos para seguridad debemos gravar el impuesto a las telefónicas, no al usuario», explicó Guillermo Gallegos.  GANA pide en su iniciativa que se graven las ganancias de las compañías.

Por su parte,  el PCN manifestó que deben hacer un estudio a esta propuesta y no comprometió sus votos para avalar el nuevo tributo. El diputado Mario Ponce recordó que su partido ha presentado otras propuestas «creo se debe dirigir la mirada hacia los casinos y no a las telefónicas».

Por su parte,  el principal partido de oposición,  ARENA ha dejado claro que no respaldarán ninguna propuesta que afecte la economía de la población. «Este gobierno prometió no cargar de más impuestos a la población y vemos que está propuesta es un impuesto a las telecomunicaciones,  ARENA no apoyará» declaró la diputada Ana Vilma de Escobar.

Por el momento,  el FMLN sería el único partido que respaldaría la propuesta del Ejecutivo,  la cual catalogan como contribución especial y no como un impuesto.

Mientras la propuesta sea discutida este viernes en la Asamblea y parece ser la reacción del Ejecutivo ante la decisión de la Sala de lo Constitucional de frenar la emisión de $900 millones en bonos.