El Partido de Conciliación Nacional (PCN) presentó durante la sesión plenaria de ayer, una nueva propuesta de impuestos focalizados para generar fondos para tareas de seguridad. Esta vez, y de acuerdo a la propuesta presentada por el diputado Antonio Almendáriz, el tributo si es aprobado sería gravado a las casas de juegos o casinos, y la contribución sería de acuerdo a los ingresos que estos tienen.

De acuerdo al escrito presentado, “todos aquellos establecimientos en donde se practiquen juegos de azar, tales como máquinas traga níquel, de cartas o naipes, ruletas, dados y similares, mediante los cuales se obtenga lucro generado por las apuestas en dinero o bienes de cualquier tipo serían gravados con impuesto”.

El legislador explicó que una de las ventajas que tiene esta propuesta es que prácticamente se imposibilita que este impuesto sea trasladado a la población, ya que los casinos y casas de juegos no dan ningún tipo de servicio público. “El impuesto no redunda a la población, esto no creo que afecten al pueblo salvadoreño”, citó el diputado pecenista.

 Hace unas semanas, GANA presentó una propuesta similar, destinada a que el tributo se cobre a las empresas de telefonía; por lo que se da el temor en algunos legisladores que el impuesto sea trasladado a los usuarios de este servicio.

El destino directo que tendrían estos fondos, de acuerdo a lo presentado por el partido PCN, será para el fortalecimiento del armamento o equipos que requieran la Policía Nacional Civil y la Fuerza Armada en su lucha contra el crimen.