A pesar de que algunos diputados han señalado que la única forma de desentrampar la elección de magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) -que lleva un retraso de más de 70 días en la Asamblea- es que el aspirante Jaime Edwin Martínez, actual director de la Academia Nacional de Seguridad Pública (ANSP), renuncie en su aspiración a dicho cargo.

Martínez, a través de su cuenta personal de twitter, ha expresado en reiteradas ocasiones que no renunciará a su candidatura, pues considera no existe un impedimento para que lo nombren magistrado. ARENA ha manifestado que Martínez tiene vínculos con el partido de gobierno, además de participar en sus eventos proselitistas.

Así, Martínez ha publicado algunos tuits criticando esta decisión de ARENA. Ayer publicaba que: «La libertad de pensamiento es una conquista de la humanidad; es irónico que se la use para descalificar a quien aspira a un cargo público».

«Restringir el derecho a optar por un cargo público, a alguien por su ideología, en derecho se llama: discriminación; en política: miedo!», publicó minutos después.

Además, evidenció no estar conforme con muchas resoluciones de la Sala de lo Constitucional de la CSJ. «Las decisiones de la @SalaCnalSV deben cumplirse; pero ni son infalibles ni están exentas de críticas jurídicas. Endiosarlas es ignorancia!»

La Sala de lo Constitucional ha señalado, en resoluciones pasadas, que funcionarios no deben tener afiliaciones partidarias, tal como sucedió con Salomón Padilla, en un fallido intento por presidir la CSJ; y del expresidente del Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ), Tito Edmundo Zelada; por apoyar abiertamente la candidatura a la presidencia de Salvador Sánchez Cerén.