Extender el mercado financiero a más sectores y facilitar sus servicios a una mayor cantidad de persona es lo que buscan los diputados al aprobar durante su última sesión plenaria la Ley de Inclusión Financiera.

A partir de esta ley, toda persona podrá enviar y recibir dinero, por medio de un teléfono celular o computadora, explicó el diputado de ARENA, Juan Valiente y aseguró que “con esta ley se dará acceso a servicios financieros a personas que antes no los tenían”.

Por su parte, el diputado Arnoldo Marín manifestó que se está regulando prácticas que se daban sin ningún control “estamos proporcionando una herramienta para legalizar acciones que ya se realizaban y le damos a un gran sector la oportunidad de realizar estas transacciones de manera segura”.

Según la ley, queda establecido que una transacción a través del sistema de dinero electrónico no podrá sobrepasar el equivalente a cuatro salarios mínimos del sector comercio y servicios por mes ($1,006.80).

“Esto proveerá mayor variedad de productos para segmentos de menores ingresos a través de la creación de proveedoras de dinero electrónico que podrán ser supervisadas por la Superintendencia del Sistema Financiero”, dijo el diputado Calixto Mejía, del FMLN.

Y es que la normativa apoyada por todos los partidos políticos establece que las sociedades que provean este servicio podrán generar un registro de dinero electrónico de las personas solicitantes, siempre y cuando, estas presenten el documento único de identidad, completen un formato del perfil del cliente y no tengan otro registro de dinero electrónico con el mismo proveedor, además establece que las sociedades podrán crearse con un capital social mínimo de $500 mil y serán supervisadas por la Superintendencia del Sistema Financiero.

Entre las prohibiciones que establece la normativa está que las empresas que presten el servicio no podrán  realizar actividades de intermediación con el dinero que reciban de sus clientes y tampoco podrán condicionar la prestación del servicio a la adquisición de un producto diferente.