Luego que el Alcalde de Soyapango, José Miguel Arévalo compareciera ante la Comisión de Asuntos Municipales del congreso, para explicar las tasas municipales a la actividad económica del municipio que se pretende cobrar, se dio un paso atrás en su aprobación, y se acordó seguir trabajando por disminuir el cobro de este municipio.

«Hoy traemos una propuesta que ha sido consensuada y que es distinta a la original que presentamos ante esta comisión», manifestó el edil soyapaneco.

Minutos después se retiraría de la comisión aduciendo que tenía que atender asuntos de prevención del dengue en el municipio, dejando a cargo de la exposición a representantes del concejo municipal.

La nueva propuesta de impuestos dice que para las empresas cuyas ganancias sean de mil dólares anuales, pagarán una tasa de $3.50.

Pero las tasas para grandes empresas es más grande y los rangos parecen son muy distintos. Por ejemplo, hay empresas que deberían pagar $800 más una tasa de 0.58 extra; la propuesta anterior era de 0.60.

El Fmln trató de minimizar esta situación, aduciendo que solo son 11 las grandes empresas cuyo monto de ganancia superan el millón de dólares.

Sin embargo, se mantiene la opción de cobrar mensual este impuesto, a pesar de que las ganancias de las empresas se reportan anualmente; los diputados de Arena y PCN pedían que este factor se dividirá entre 0.12 y así dividirlo por meses.

«No podemos aprobar esta tasa impositiva así como está, porque puede ahuyentar el capital y peligrarían empleos en las empresas afectadas», manifestó Mario Ponce.

La Cámara de Comercio había planteado la semana pasada a la Comisión, que un impuesto de esa manera sería lesivo a la actividad económica del municipio.

Por ello, el presidente de la comisión, Mario Ponce, solicitó al concejo soyapaneco, continúen con el ajuste de las tasas impositivas. Además, la comisión acordó citar a la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), para que brinde sus recomendaciones a dicha propuesta municipal, que en palabras del diputado Ponce «se han atrasado en su aprobación no por capricho político, sino por ajustes que son necesarios de hacer para no afectar la actividad económica de Soyapango».