El vicepresidente de la República, Óscar Ortiz, confirmó que el mandatario Salvador Sánchez Cerén viajó este día a Cuba «por compromisos y por un chequeo médico rutinario».

«Efectivamente, hace un par de horas, el presidente de la República ha viajado para atender compromisos, y para hacerse un chequeo médico de rutina», aseguró escuetamente Ortiz.

Sánchez Cerén viaja en momentos en que enfrenta una crisis social, ocasionada, según el mismo gabinete de gobierno, por las pandillas. Desde el lunes, el transporte colectivo ha suspendido sus labores debido a amenazas de estos grupos delictivos.

Luego del tercer día de suspensión de labores del transporte público y casi una decena de motoristas asesinados, los empresarios del transporte han expresado que registran pérdidas por $500 mil diarios.

Ayer, Sánchez Cerén compareció ante los medios de comunicación asegurando que «no se doblegarían ante la delincuencia».

Además, el vicemandatario Óscar Ortiz, confirmó que entre las medidas a desarrollar en las próximas horas es la movilización de más efectivos de la Fuerza Armada en labores de patrullaje.

Al respecto, el jefe de fracción de Arena, Alberto Romero, lamentó la partida del presidente, en medio de una crisis de país.

«Es repudiable que haya abandonado el país este día, en medio de una crisis tan grande», condenó.