Lejos de llegar a acuerdos por la elección de candidatos a magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), los diputados muestran sus diferencias de criterio para tal elección. Después de tres semanas en la la elección de dichos funcionarios del Órgano Judicial todavía no hay «humo blanco» en la Asamblea Legislativa.

«Todavía no hemos tenido reuniones bilaterales con otros partidos. Esperamos este día o mañana tener acuerdos. Acá no lo quieren llamar de esa manera, pero los partidos mayoritarios y por eso no hay elección», aseguró el coordinador de fracción del PCN, Mario Ponce.

El parlamentario pecenista aseguró que este es el principal obstáculo para no elegir a los magistrados. Las diferencias entre el partido Arena y el FMLN por querer colocar a magistrados con «cierta afinidad partidaria».

Además, Ponce descarta una intervención del ejecutivo como se ha hecho en el pasado, dados los impasses para la elección.

«Ya hubo un mal sabor, que se dio con una decisión que no convenía al país y no estamos en esa línea», manifestó Ponce al respecto.

Sin embargo, el Fmln no vería con malos ojos una intervención del ejecutivo para desentrampar la elección, además negó que si se da esta opción, se obtengan candidatos con línea partidaria afín al oficialismo.

«No es cierto que la participación del presidente de la república en la elección dará magistrados con línea del ejecutivo», afirmó la diputada efemelenista Jackeline Rivera.

Posición que no fue compartida por Arena, quien a través de su diputado Ernesto Muyshondt rechazó la intervención del ejecutivo.

«Me parece poco oportuno el ofrecimiento del gobierno de mediar en elección de magistrados a la CSJ, sobre todo cuando están acusando a nuestro partido de golpe de estado», refirió Ernesto Muyshondt.

Mientras, Gana tampoco descarta la intervención de la presidencia. «Si no logramos como Asamblea Legislativa ponernos de acuerdo, podríamos recurrir a la Presidencia, no es la primera vez, anteriormente se ha dado».

Para mañana se ha convocado una nueva reunión, en un intento para llegar a acuerdos entre las distintas fracciones legislativas.