Luego de venir adversando sus resoluciones y atacando el actuar de los magistrados de la Sala de lo Constitucional; ahora los diputados de la Comisión Política de la Asamblea Legislativa acordaron llamarlos  para preguntarles sí poseen  algún interés en presidir  la Corte Suprema de Justicia (CSJ); el ´Órgano Judicial y la propia Sala de lo Constitucional.

Esta fue una decisión de último momento, las que los diputados acordaron que darán oportunidad a los cinco magistrados de la sala: Armando Pineda, Sidney Blanco, Rodolfo González, Florentín Meléndez y Belarmino Jaime, para que comparezcan ante la subcomisión que evalúa las candidaturas a magistrados y de presidente de la CSJ.

«Antes que la subcomisión política presente informe de evaluación de los 30 aspirantes a una magistratura de la Corte, vamos a elegir presidente. Para ello llamaremos a los cinco magistrados de la Sala, para ver la disposición al cargo», aseguró el diputado del PCN, Mario Ponce.

El diputado pecenista aclaró que este será «un proceso abierto y transparente, tal y como han sido las entrevistas a los candidatos a magistraturas».

Según acuerdo de la comisión, se les hará llegar una convocatoria a cada uno de los magistrados, al seno de la subcomisión.

«Si al final solo vienen dos, o solo viene uno se demostrará el interés que tienen por el cargo, los cinco tienen el mismo derecho», añadió Ponce.

Por su parte, el diputado de Gana, Juan Carlos Mendoza, defendió el acuerdo tomado por la comisión política, asegurando no tiene ninguna mala intención.

«El proceso será abierto y transparente, en todo caso se cita a todos los magistrados de la Sala, para que no se diga que no se les dio la misma oportunidad a todos», aseguró Mendoza.

Los partidos políticos del bloque oficialista sin duda se anticipan a una posible anulación del proceso de elección, ante lo que sería una evidente violación a los derechos de los 4 restantes magistrados que integran la sala. Belarmino Jaime ya fue presidente de la Corte Suprema de  2009 a 2012.

El bloque oficial de la Asamblea Legislativa es el que más ha cuestionado las resoluciones de la Sala de lo Constitucional.