Luego de su juramentación como presidente de la Corte Suprema de Justicia, Armando Pineda Navas se comprometió a seguir impulsando la depuración del Órgano Judicial, respetando el debido proceso y garantizando los derechos de los jueces denunciados.

Pineda reconoció que existen muchos expedientes y algunos muy viejos, en relación a los años en que han sido denunciados los administradores de justicia en el país.

Actualmente la Corte Suprema de Justicia procesa más de mil casos de denuncia de jueces y magistrados; algunos de los expedientes con más de 15 años de antigüedad, ya que los casos no prescriben. La corte formo una comisión integrada por un grupo de magistrados con el propósito de agilizar los procesos.

“Me comprometo en poner empeño en el tema de la depuración judicial y  en avanzar en esto;  así lo hemos estamos trabajando en conjunto ya que soy un miembro más  de la corte, solamente que  llevo el cargo de presidente”, dijo el funcionario al término de su elección.

Pineda reconoció que falta mucho que hacer avanzar en el Órgano Judicial y definió como una de sus  prioridades, que la administración de justicia sea pronta, cumplida y eficaz  y que llene las expectativa para los ciudadanos

Sobre la mora judicial, aseguró que se ha  avanzado mucho, “hay salas que han casi concluido y otras que avanzan sustancialmente”

La elección apoyada por 84 diputados “implica hoy un compromiso, es de retos para no defraudar a los diputados como representantes del pueblo en una administración de justicia ágil, hábil y eficaz”, concluyó.