Los diputados aprobaron ayer una reforma al artículo 7 de la Ley de Supervisión y Regulación del Sistema Financiero, para que la Superintendencia del Sistema Financiero (SSF) controle el envío y recepción de remesas internacionales, para la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento a actividades ilícitas.

Los 75 votos de los diputados en el pleno permitirán que el Banco Central de Reserva (BCR) emita la normativa que supervisará el ingreso en el flujo de remesas. En la Comisión Financiera se discutía la importancia de adaptar la legislación a las normas y estándares internacionales en el combate al lavado de dinero.

El superintendente del Sistema Financiero, Ricardo Perdomo, destacó en la Comisión Financiera que el flujo de remesas crece anualmente, por lo que «es necesario supervisar estos flujos de dineros que ingresan al país, sin restricción»

«No estamos controlando al dinero ‘limpio’ que entra de la contribución de compatriotas que envían su esfuerzo a los familiares, buscamos evitar que se mezcle el dinero limpio con el dinero sucio», manifestó el diputado efemelenista Calixto Mejía.

El envío de remesas al país representa el 16% del Producto Interno Bruto (PIB) de El Salvador. Más de la mitad de los flujos de remesas ingresan en el sistema financiero regulado, pero hay un porcentaje que no es regulado ni supervisado por ninguna entidad.

«Hasta hoy las remesas enviadas desde el exterior no estaban reguladas. Con esto se transparentará y legalizará el control del dinero que no provenga del lavado o narcotráfico, pues la inmensa mayoría de salvadoreños tienen hermanos lejanos que hacen esfuerzos de enviar remesas que significan el 16% del Producto Interno Bruto (PIB), en El Salvador”, aseguró Carlos Reyes, de Arena.

Para esta reforma, los diputados también destacaron que las entidades financieras estuvieron de acuerdo en realizar esta modificación a la ley.