La Asamblea Legislativa delegó en una subcomisión el proceso de entrevistas para los 30 candidatos a ocupar una magistratura en la Corte Suprema de Justicia. La subcomisión integrada por un representante de cada uno de los partidos políticos con representación legislativa, enfrenta el reto histórico de depurar el listado y proponer los candidatos con los mejores atestados, independencia, una trayectoria intachable y especialización en la materia.

Carlos Mauricio Guzmán es el presidente del Centro de Estudios Jurídicos y explica que la sociedad civil demanda que el proceso debe ser abierto y transparente y que la Asamblea esta frente al desafió de elegir a los mejores; lo cual significa privarse de intereses político-partidarios.

¿Cuál debe ser en este momento la responsabilidad de los diputados que integran la subcomisión?.

CMG: La Asamblea Legislativa tiene en este momento y hasta antes del 1 de julio, debe llevar adelante este proceso de elección de cinco nuevos magistrados propietarios y cinco magistrados suplentes, con lo cual estaría dándole cumplimiento a lo que establece la Constitución en cuanto a la renovación de una tercera parte de la CSJ.  Hemos escuchado que la Asamblea designó una subcomisión con la cual se inicia el proceso.

¿Cuáles deben ser los primeros pasos en la subcomisión?. Primero debe analizar cada uno de los 30 currículos de cada uno de los postulantes que ha recibido; lo que nosotros esperamos es que se logre identificar a los mejores candidatos y por los mejores entendemos aquellas personas que tienen completa independencia, tienen la plena capacidad para optar al cargo, no solo cumpliendo los requisitos mínimos que establece la Constitución, sino que también los que ya  la jurisprudencia ha establecido, sobre todo  la Sala de lo Constitucional cuando ha dotado de contenidos  esas palabras que establece la Constitución de moralidad e idoneidad notoria; eso significa que la Asamblea deberá analizar que cada uno de estos candidatos tenga la suficientes solvencia moral para poder optar al cargo.

Hay un dato adicional que nos gustaría que la Asamblea tomara en cuenta y es en el momento de las entrevistas. Primero, todo el proceso debe ser público y transparente  en donde tanto los medios de comunicación y la sociedad civil podamos estar presentes en todo este proceso. Además que las entrevistas puedan ser personalizadas, es decir que no solo se hagan las típicas preguntas como cuál es el pensamiento jurídico de cada uno de ellos o cuál es el grado de especialidad que tiene el postulante sino que también se indague a profundidad un poco más sobre la experiencia y el desarrollo profesional y académico que ha tenido cada uno de ellos. Eso le va a dar a cada uno de los miembros de la comisión la suficiente información y solvencia como para poder determinar quiénes son las personas más aptas para optar a este alto cargo en la magistratura.

Creemos que a partir de esta sentencia que emite  la Sala de lo Constitucional en el proceso de selección del CNJ, hay un antes y un después;  un antes porque veníamos de un proceso oscuro donde no se tenía mucha información, un proceso con claro reparto de cuotas partidarias y ahora debemos de pasar a otra etapa a un proceso abierto, un proceso transparente y queden atrás el reparto de cuotas partidarias donde prive la idoneidad y capacidad de cada uno de los nuevos magistrados.

¿En este proceso es importante la elaboración del cuestionario; que debe tomar en cuenta el legislador al momento de su  elaboración?.

Ese momento de la entrevista es muy importante y es acá donde creemos que se debe indagar un poco más sobre la capacidad de los postulantes, es importante conocer que han hecho en el pasado estos postulantes, desde la práctica judicial o bien en el ejercicio privado de la profesión. Es por eso que es importante que los diputados tengan la suficiente información a la mano sobre cada uno de los candidatos para que se formulen preguntas que individualicen al candidato y se conozcan obviamente sobre su experiencia, capacidad, moralidad.

En una entrevista anterior decía que el legislador no puede ahora confundir las corrientes del pensamiento jurídico con las corrientes del pensamiento político; no puede ahora equivocarse; pero que desafíos tiene ahora el legislador sobre todo en responder a lo que la sociedad civil le demanda?.

Lo que la sociedad civil demanda es llevar funcionarios realmente competentes que sean independientes, queremos un órgano judicial completamente independiente que no responda a intereses políticos de ningún partido político, este es el principal reto de esta legislatura, de encontrar el camino que le permita poder llevar  los mejores magistrados hacia la CSJ de este universo de 30 que tienen en sus manos, en ese listado hay personas muy valiosas, personas que realmente tienen los atestados suficientes para optar al cargo.

Aunque no es una atribución de la Asamblea al momento de elegir, pero lo debe, también debe tomar en cuenta el grado de especialidad que cada uno de ellos tiene, recordemos que de los cinco magistrados propietarios que deberán renovarse, dos pertenecen a la Sala de lo Contencioso Administrativo, dos a la Sala de lo Penal y uno a la Sala de lo Civil, dentro de este listado de 30 que los diputados tienen, hay personas con diferentes especialidades y deberán cuidar de nombrar a las personas que tienen estas especialidades, no esperaría que nombren a cinco penalistas, no esperaría que nombren a cinco civilistas, de tal forma que deben cuidar de esto y ya será la Corte Plena ya que designe a cada uno de los magistrados en la sala que verdaderamente corresponde y esto no lo hemos visto en el pasado, se nombran a los magistrados pero no priva el grado de especialidad de cada uno de ellos  y esto hace que el trabajo no sea el mas  idóneo.

 ¿Reconocen en el listado que tiene la Asamblea, candidatos  con experiencia, capacidad, honorabilidad, moralidad y el grado de especialización que se requiere?.

Definitivamente que los hay. Hay personas muy valiosas y reconocidas con amplia trayectoria, en el gremio de abogados son muy respetados de tal forma que la Asamblea Legislativa tiene realmente de donde sacar a los mejores candidatos que opten a estos cargos.

Lamentablemente hay que decirlo hay en el listado  hay personas no tienen esta misma capacidad y es donde el examen de la Asamblea debe hacer una ponderación de los requisitos de los candidatos para que puedan optar solamente los mejores.

 

¿ Hay en la Asamblea un grupo de diputados con mayor libertad para opinar y votar, con una mayor identidad con el interés  ciudadano y que se identifican con la renovación?.

Yo creo que estos diputados de esta nueva generación, significa para ellos un alto grado de responsabilidad; si quieren diferenciarse del resto son estos actos donde deben marcar la diferencia. A qué diferencia nos referimos a que ya no exista un reparto de cuotas partidarias para nombrar un candidato, el tradicional reparto debe quedar erradicado ahora y esto lo puede lograr los diputados que se muestren comprometidos con una nueva forma de hacer política en el país.