El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Julio Olivo, desafío este día nuevamente la resolución de la Sala de lo Constitucional, la cual manda el recuento de votos por el departamento de San Salvador en la elección de diputados.

Olivo, considera que no son acreedores de una sanción por incumplir el plazo «improrrogable» que la Sala les diera para finalizar el recuento y aseguró que «desde el inicio dije que esa resolución era de imposible cumplimiento» y añadió que si se les quiere sancionar «habría que sancionar a un montón de gente».

Y luego de asegurar que los resultados electorales no variaran, Olivo cuestionó la decisión de los magistrados de la Sala, en torno al recuento y la prohibición para que los diputados electos por San Salvador pudieran tomar posesión de sus cargos. «Ahora habría que preguntarnos qué hacemos con la Sala cuando comprueben que no se han violentado derechos fundamentales y han causado toda esta conmoción a nivel nacional innecesariamente».

Por su parte el magistrado Fernando Argüello, considera que la Sala solo les dejaba dos caminos y en ambos incumplirían la resolución y considera que la decisión de sancionarlos o no será algo que la misma Sala deberá decidir.

“Bajo las formas en que se dio (la resolución) solo daba lugar a dos cosas y ambas nos llevaban a incumplir  los plazos, pues eran muy cortos, un camino era  incumplir el plazo y apresúranos y hacerlo de mala manera o incumplir y tardanos más pero haciéndolo de buena manera y  ante esas dos opciones me quedo con la segunda”, aseguro Argüello.

Ambos magistrados consideran que el lunes estarían enviando el informe final sobre este proceso a la Sala de lo Constitucional.