Fiel al estilo de su partido político el FMLN, la nueva presidente de la Asamblea Legislativa, Lorena Peña, abrió este martes  su discurso de apertura expresando su satisfacción  por el “restablecimiento del orden constitucional” el cual dijo,  fue vulnerado al dejar roto el sistema de funcionamiento del Estado.

Peña se refería a la decisión de la Sala de lo Constitucional de ordenar repetir el conteo de votos en San Salvador y convertir en provisionales las credenciales de 24 legisladores.

Pero Peña,  tenía únicamente como interlocutor en el tema al presidente de la sala, Armando Pineda; ya que los magistrados Florentín Meléndez, Sidney Blanco, Rodolfo González y Belarmino Jaime, no asistieron a la sesión solemne. Sus asientos fueron ocupados por otros invitados.

Al enumerar los temas pendientes de la agenda legislativa, Peña se abstuvo de incluir la nueva ley de procedimientos constitucionales, la cual los diputados tienen en estudio y que buscaría limitar las facultades de la sala.

Citó como parte de la mora legislativa la Ley de Arte y Cultura, la Ley de Responsabilidad Fiscal, la Ley General del Agua,  la Ley de los Derechos de los pueblos indígenas y el proyecto de reformas a la Ley de Pensiones.

Le dijo al presidente Salvador Sánchez Cerén que comparte plenamente su enfoque de trabajar  por un país educado, productivo y seguro.

“Cuente conmigo presidente, para promover las leyes que estén orientadas a estos objetivos y espero que cuente con todos los grupos parlamentarios para impulsar los proyectos que mejoren la seguridad, la educación y la productividad”. Expresó paradójicamente luego de citar el artículo 86 de la Constitución que se refiere a la independencia de poderes.

Con una correlación favorable en la cual solo ARENA y PDC se definen como oposición, Lorena Peña ofreció formalmente el apoyo a los grupos parlamentarios para desarrollar una mejor función de legislar.