Crónica

Cerca de las 10 de la mañana, algunos diputados se acercaron al salón azul, más urgidos por tomarse una foto, por instalarse en el curul que les fue negado, porque la Sala pidió que se contaran votos.

Un ‘selfie’ en la curul, una publicación en en redes sociales y listo. ¿Y la sesión de instalación? Ni sombra.

Por el ascensor del edificio legislativo descendió el presidente del COENA, Jorge Velado. Venía de la reunión con todas las fracciones legislativas y contra sensación de que no consiguió lo que quería.

«Lo que está haciendo el FMLN es aceptar la extorsión de Gana. Habíamos negociado que la presidencia fuera para el Frente por los tres años», aseguró Velado.

Pero no contaban con que Gana, en posición cerrada, y como un recordatorio de la lealtad del partido por más de cinco años, hoy quiere recoger los frutos. Gallegos suena más que nunca, como presidente legislativo por 18 meses, después de Lorena Peña.

El diputado del PDC, Rodolfo Parker, dijo que debía quedar constancia de que la conformación de la junta directiva no es para nada, una negociación justa y consensuada.

En ese estira y encoge, en el que Gana pide la presidencia, Arena pide más directivos, otros partidos políticos no definen qué bando tomarán o hacia qué votaciones se van a decantar, no hay instalación de Asamblea Legislativa.

A las 10 de la mañana de este día, hora que se suponía, debía reanudar la sesión, no se hizo, la instalación que no fue. Se hace tarde y parece que no hay acuerdos aún, después de todo, es seguro que los 84 diputados que deben tomar posesión se sienten aptos para dirigir el parlamento nacional.