Día atípico en la Asamblea Legislativa. ¿Se imagina a la Asamblea Legislativa sin diputados? Pues a excepción de unos cuantos diputados reelectos, este era el panorama de hoy en el Parlamento. Sin diputados, sin comisiones y con aquel mismo ambiente vivido en los últimos días de campaña, cuando los diputados se dedicaron a pedir el voto.

Los diputados que conforman la Comisión de la Instalación de la Asamblea Legislativa llegaban a cuenta gotas, hay credenciales pendientes por revisar y otros acuerdos que tomar.

Y apareció un nuevo diputado en la Asamblea. Del partido Arena, Ricardo Velásquez-Parker a su entrada dijo que «espera cumplir con las expectativas de la población, trabajar por ellos y promover buenas leyes en beneficio de todos».

Añadió que ha trabajado todo el fin de semana, gestionado ayuda para la zona costera que ha sido golpeada en estos días, lo hace ya para el departamento que lo eligió: La Libertad.

Casi al mismo tiempo, un nuevo vehículo se aproxima al acceso del parlamento. Es el diputado Guillermo Gallegos de Gana.

Dice que su diputación está más que consolidada, y que no se ha acercado a la Asamblea porque es respetuoso de la sentencia de la Sala.

Aún aspira por la presidencia de la Asamblea, dice que están en pláticas con la cúpula del Fmln, «y que con los menos hemos conversado es con Arena». Cada quién tiene una carta que presentar para el puesto.

Así, mientras la Comisión de Instalación se reúne para verificar credenciales, los pasillos de la Asamblea lucen vacíos. No hay iniciativas de ley ni conferencias, porque no hay diputados oficialmente. O como diría el diputado Julio Fabián de Arena: «Hay diputados electos, lo que no hay son diputados acreditados».