Con solo 16 días de funcionamiento y aún en proceso gradual de integrar las diferentes comisiones de trabajo, la nueva legislatura deberá recibir el informe de labores del primer año de gestión del presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén.

El próximo lunes Sánchez Cerén cumplirá un año de mandato y la Constitución establece que debe rendir un informe a los ciudadanos y no hay mejor escenario de representatividad que la Asamblea Legislativa donde se presume confluyen los intereses de todos, o al menos de la mayoría de los salvadoreños.

Con una correlación legislativa favorable que le ha permitido gobernar, el mandatario debe informar sobre sus principales acciones ejecutivas en materias como la seguridad, economía, salud pública, educación y medio ambiente, entre otros.

La Asamblea Legislativa deberá sesionar de forma solemne y escuchar que piensa hacer el gobierno por enfrentar la ola de violencia que superó el promedio de homicidios el último mes, al margen de utilizar el ejército y la salida de tres batallones elites contra el crimen.

La Fundación para el Desarrollo (FUSADES), criticó hoy al mandatario por su ausencia de liderazgo en las fallidas acciones de seguridad, en las cuales el mandatario no asumió un rol protagónico como prometió.

Mientras, Guillermo Gallegos, vicepresidente de la Asamblea y dirigente de GANA, el principal aliado del FMLN en el gobierno, aseguró hoy que Sánchez Cerén debe generar reacomodos en su gabinete, sobre todo en el área de seguridad y economía.