Dos días les tomó a los magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE) decidir qué hacer ante la resolución de la Sala de lo Constitucional, que ordenó el conteo de votos del departamento de San Salvador, a fin de solventar las inconsistencias encontradas en las pasadas elecciones del uno de marzo.

Con cuatro votos de los cinco magistrados -a excepción del voto del magistrado Ulises Rivas-, el TSE pedirá una aclaratoria a la resolución de la Sala de lo Constitucional, porque consideran que no es clara en su totalidad, y que se deben clarificar algunos aspectos de la misma.

«Con la petición de aclaratoria a la Sala no significa que nosotros (los magistrados del TSE), la declaremos inaplicable», dijo el presidente del TSE, Julio Olivo.

Por su parte, el magistrado Fernando Argüello aseguró que el presupuesto requerido para la ejecución del conteo de votos sería de $1.4 millones. Aún no se define dónde se podría realizar dicho recuento.

«El conteo de votos lo podemos realizar en un solo día, con 8 personas en cada mesa instalada, se necesitan $1.4 millones para el desarrollo del conteo», mencionó Argüello.

La magistrada Ana Medina aseguró que el TSE contaba en sus arcas con $2 millones sobrantes de las elecciones presidenciales. Este presupuesto solo puede ser utilizado con autorización de la Asamblea Legislativa.