El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, expresó esta mañana la postura de su  gobierno ante la última resolución de la Sala de lo Constitucional que prohíbe a los diputados electos de San Salvador tomar posesión de su cargo en la Asamblea Legislativa el próximo uno de mayo, hasta finalizar el recuento de votos ordenado y que ha calificado las credenciales de los legisladores como “temporales”.

“Me preocupa la inestabilidad e intranquilidad que se ocasiona a la ciudadanía la instalación de un legislativo incompleto» aseguro el presidente y añadió que  “la Sala  debe medir el impacto que tiene cada una de sus resoluciones ante la vida nacional”.

El mandatario, además, se mostró preocupado, pues considera que la decisión de la Sala podría crear un vacío Legislativa que a su criterio podría repercutir en un aumento a la inseguridad que país.

“Nos preocupa que en el tema de violencia no se tendrá el apoyo de la Asamblea Legislativa para tomar medidas”, sentenció el presidente Cerén.

De acuerdo al mandatario salvadoreño, ya ordeno al ministro de hacienda Carlos Cáceres otorgar recursos económicos para que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) pueda culminar a la brevedad posible el recuento de votos ordenado por la Sala de lo Constitucional.

Además, Sánchez Cerén exhorto al TSE a extender el horario de trabajo hasta las diez de la noche y trabajar los días feriados como el próximo domingo y 1 de mayo.

El mandatario también cuestiono el funcionamiento de la Sala asegurando que sus magistrados no enfocan las necesidades del país “desde la opinión de mi gobierno, las resoluciones de la Sala  no siempre ven y no ponderan el entorno país”.